“Triángulo de seguridad. Parte 1”, por Daniel Zambrana

El siguiente post lo vamos a dividir en cuatro partes, ya que el triángulo de seguridad en los vehículos se compone de la interacción entre tres sistemas del vehículo como son: suspensión, dirección y frenado, cada uno de ellos con varios componentes entre sus elementos y todos estos sistemas apoyados sobre un pilar indispensable como es el neumático, una de las piezas fundamentales en la seguridad de nuestro vehículo. Este elemento, al que poca cuenta se le suele poner, es importantísimo, ya que es el contacto de nuestro vehículo con la carretera y el primer elemento que absorbe las irregularidades de la misma, por esta cuestión el neumático debe estar en perfectas condiciones, no resquebrajado, no acristalado, no desgastado y por supuesto con la presión adecuada, que suele estar en torno a 2,3 o 2,4 kilos de presión, cosa que habría que verificar regularmente, aun así todos los constructores aconsejan cierta presión para los neumáticos y se suele indicar con pegatina en la tapa del depósito o el marco de la puerta del conductor.

Una de las preguntas más frecuentes que nos encontramos en los talleres es: ¿qué neumáticos pongo? Lo óptimo es montar el mismo modelo y tipo que monta desde que sale de casa, pero muchas veces su precio nos echa atrás. Podríamos variar siempre respetando las especificaciones propias, y teniendo en cuenta que siempre al menos que en un eje deben ser iguales, no vale una rueda de cada tipo en un mismo eje. A la hora de buscar neumáticos tendremos unas especificaciones a las debemos atender y que hacen mención al consumo y la sonoridad, siendo las mejores de categoría AA, reduciendo el consumo a casi 0,3 litros a los 100 km. Otro de los aspectos a tener en cuenta en el hecho de montar neumáticos de segunda mano, por reducir el precio, hay que saber que a pesar de verse en perfectas condiciones, debemos pensar que ninguno nos ponemos zapatos de otras personas ya que éstos  estarán deformados y amoldados al pie del anterior propietario, por esta misma razón desaconsejo su utilización, y ante la razón del precio ésta se cae por propio peso ya que existen gran variedad de marcas blancas (Triangle, Rodatec, Infinity, Maxxis…) que parten de un precio que ronda los 37 o 40 euros ya montadas en el coche y con garantía, algo muy importante.

Compartir