Sus Majestades visitaron ayer el convento de las Hermanas de la Cruz y la Residencia Municipal

    Un año más, Melchor, Gaspar y Baltasar cumplieron con una de las tradiciones más bonitas del día 5 de enero. Y no es precisamente la de repartir regalos, algo que también hicieron, sino llevar ilusión a dos enclaves, a dos lugares emblemáticos de nuestro pueblo y que tanto bien hacen con las personas que allí atienden: el convento de las Hermanas de la Cruz y la Residencia Municipal.

    Previamente, los tres Reyes Magos junto a sus pajes salieron desde el Ayuntamiento sobre las 15 horas para montarse en el autobús urbano (o ‘Pollito’), que los trasladó a ambos sitios. Como es habitual, la comitiva llevó un ambiente festivo durante los trayectos, cantando villancicos, para trasladar esa alegría tanto a las niñas como a los mayores.

    En el primero, la inocencia de las pequeñas, junto a los cantos de las hermanas, crearon el ambiente propicio para que todos los allí presentes empezaran a emocionarse.

    moroninfo-mar17

    En el segundo, la ternura de los mayores fue la mejor bienvenida para sus Majestades, que también fueron recibidos con gran alegría. Por último, los Reyes visitaron a los enfermos hospitalizados.

    moroninfo-mar17
    Compartir