OPINIÓN_ La Lupa. “Nos vemos”, por Mila Guerrero

    HorizontalFuentenueva

    No me gustan las despedidas. Mis amigos –sobre todo aquellos que frecuentan por trabajo o por placer estaciones o aeropuertos – pueden bien dar fe de ello (hay alguien en un país muy lejano, que apuesto que, de estar leyéndolo, ahora mismo, estaría sonriendo). Suelo escabullirme de ceremonias y parafernalias llegado el momento.  Dicen, que cuando a uno le disgusta algo, la vida suele premiarle con el regalito envenenado de tener que revisitarlo una y otra vez, quizá con la intención de que de ello aprendamos algo.  Quizá por eso, acabé en un entorno diverso y cambiante, en el que cada cierto tiempo, hay que afrontar la partida sin remedio.

    Aún así, se me hace el alma esquiva, y para evitar agravios, desgarros, y otros efectos secundarios de ausencias y desprendimientos, suelo haber dicho con suficiente antelación y de diario, lo que pienso. Quizá me haya sincerado en una ocasión cualquiera: los he mirado a los ojos, y he dicho agradecida lo que siento. Luego cuando llega el día no tengo necesidad de aspavientos, la vida sigue adelante, quién sabe, si al azar, de nuevo nos encontremos. Guardo en el corazón la vana superstición de que, al no habernos despedido, siempre puede que volvamos a vernos.

    Sin embargo, por esas revueltas tan coquetas que tiene la existencia, con las que a veces te estallan de dolor las entrañas, también he aprendido que en las ausencias para siempre no hay despedida que valga.  La hora final no es un telefilme, no suena la música, ni en agonía entrecortada se confiesan todos los secretos.  No queda nada más que una rabia oscura y seca, un apretar de dientes y un hueco eterno.

    moroninfo-mar17

    No espero, y menos en estos desgraciados tiempos, para saborear todos los regalos, todos los preciosos instantes, todas las risas, todos los cantes, pues no queda más consuelo que haber disfrutado en vida de todo lo que esas personas de bueno tuvieron.

    “Cuñao, nos vemos”

    moroninfo-mar17