OPINIÓN_ Cabañuelas. “23 de agosto (penúltimo de las retorneras, febrero)”, por Juan José García López

Febrero, segundo mes de los introducidos al calendario de Gregorio XIII, el Papa que modificó el antiguo almanaque de los europeos, por encargo de Numa Pompilio, segundo rey de Roma. Aquel, fundado en tiempos de Julio César, año 46 a. C.  constaba de diez meses, comenzando por los idus de Marzo, hasta que en la reforma de 1582 se transformó en doce, una vez introducido enero y febrero. Éste  pasa por ser un mes fullero, que cada día es de distinto signo  climático. Le dicen  “febrerillo el loco, que  sacó a su padre al sol y lo apedreó”. Y mañana concluimos con el proyecto “Cabañuelas” que iniciamos a primeros de agosto.        Sobre si hemos aprendido algo del tiempo  que hará en el año 2021, lo dudo. Tampoco era esa la intención, con los buenos intérpretes de las isobaras y los anticiclones que nos informan puntualmente qué pasa por ahí arriba, ¿para qué la cabañuelas? Pero, el pundonor de salva-guardar la memoria de una cultura tan antigua como perdida; y de vez en cuando airearla ante las nuevas generaciones, quizá merezca la pena. Mañana nos despedimos con  enero, que solo tienen de vigencia 582 años, diecinueve distantes del inicio de las obras de la iglesia de San Miguel.

moroninfo-mar17