OPINIÓN_ Cabañuelas. “21 de agosto (9º de las retorneras: abril”, por Juan José García López

Abril viene de la palabra “aperio”,  de la familia latina aprilis, que significa “abrir”. Y de abrir a abril no hay más que un trecho, por donde las margaritas y demás plantas del jardín se abren y florecen al amor de un mes de clima lindo de días atmosféricamente límpidos y de noches estrelladas, o sea Abril, el de las aguas mil que todas caben en un barril, trae como misión el cultivo de la belleza y la pujante flora que pone a disposición de todos los humanos en general, y de la dama de noche en particular con las moñas de jazmines para la nocturnidad; claveles rojos al día; ahora y siempre abril en la primavera, un privilegio, un regalo de la naturaleza para todos los mortales. Pero vamos, que estemos tratando de estas cosas en un verano  del siglo XXI, ya tiene su qué, pues que con el aval del tiempo transcurrido y con la feroz competencia de la ciencia meteorológica, que todavía existan curiosos que se interesen por las cabañuelas de agosto, disfrazado con mascarillas profilácticas, eso tiene su mérito.

moroninfo-mar17