OPINIÓN. Mecánica para todos_ “El coche de segunda mano”, por Daniel Zambrana

HorizontalFuentenueva

Vamos al lío, la pregunta del millón: ¿qué miro en un coche de segunda mano antes de comprarlo? Pues son varios los aspectos que tenemos que tener en cuenta. Lo primero es la apariencia exterior, si ha sido cuidado o no, en función de la edad del mismo es lógico y normal que presente diversos desperfectos, no hay que asustarse de eso, lo preocupante es que este impoluto, eso hace sospechar que el vehículo ha sido pintado para su venta, lo que nos hace sospechar que haya sido víctima de algún golpe o siniestro.

Podremos verlo si levantamos un poco las gomas de los cristales o lunas, podremos observar los cortes de pintura o diferencia de pintura, esto es debido a que para vender no se suele invertir demasiado dinero en prepararlos, se le hace un lavado de cara lo que implica el desmontar el menor número de piezas posibles. También hay que prestar atención a abrir y cerrar las puertas, portón y capó y observar que no haga ruidos y que las lienes del vehículo coincidan. Si están desplazadas también puede ser indicativo de defecto.

Otro aspecto exterior a tener en cuenta son los neumáticos, aunque estén gastados no hay que preocuparse, si intentan meter en el trato unos nuevos o abaratar el costo, pero si este desgaste es irregular hay que sospechar también. En primer lugar, de una avería mecánica, y en segundo lugar si esta avería mecánica ha sido producida por un siniestro, esto solo podemos verlo bien subiendo a un elevador, si el vendedor no tiene nada que ocultar no tendrá problemas en mostrarlo.

moroninfo-mar17

Otro aspecto es decir al vendedor que vas a ir acompañado de un mecánico que llevará una máquina de diagnosis. Si revela o no te lo permite, descarta el coche inmediatamente. Hay gato encerrado, kilometraje tocado casi al 99%.

Procurar que el coche esté frío y parado cuando vayáis a verlo y probarlo, de lo contrario es que quieren ocultar algún problema en el arranque, puede que el motor cabecee, que sea irregular, que lance humos por el escape o agua por el mismo, etc., todo esto es síntoma de avería motor.

Por supuesto comprobar que todos los sistemas eléctricos del vehículo funcionen.

En la prueba de conducción buscar adoquines, es el mejor terreno para comprobar holguras o sonidos de elementos sueltos o defectuosos. También salir a carretera a ver cómo tira el vehículo.

Importante que el coche no se suba de temperatura, que el nivel de anticongelante y su color sean adecuados y que no coja presión el bote expansor, de lo contrario tendremos problemas con la junta culata.

Ya con la máquina de diagnosis comprobar que no presente averías registradas y que los kilómetros sean reales. Esto se ve por diversos canales, cada marca registra los kilómetros además del cuenta kilómetros en algún otro elemento del salpicadero para evitar su modificación.

Otra cosa muy lógica sería verificar el bastidor del coche. Normalmente está en alguna torre de amortiguador, arco de puerta y bajo la alfombrilla del copiloto. Si notáis que alguna placa está manipulada hay que sospechar.

Hay que mirar que el motor no esté impoluto. El motor te tiene que contar su verdad, si está sucio podremos observar fácilmente si hay algún tipo de fuga. Si está limpio y, sobre todo, recientemente limpio es de sospechar que oculta algo.

A pesar de todas estas indicaciones y por muy vivos que seamos lo vehículos son máquinas y como tales pueden tener fallos ocultos desconocidos que son inevitables y fallos ocultos conocidos que nos colaran con picaresca, pero siguiendo estas pautas al menos minimizaremos las probabilidades de que nos timen.

moroninfo-mar17