OPINIÓN. Los veranos lentos_ “Los veranos que vendrán”, por Antonio R. Ramírez Albarreal

    moroninfo-mar17

    Hace unos meses abría este pequeño espacio con un verso de Sabina. Retomaba el olor de la infancia y comenzaba un viaje en el tiempo en el que he visitado lugares y a personas que hacía tiempo que no sabía nada de ellos. También, desde la voluntariedad y la prisa con la que algunas veces las he escrito, creo que he podido olvidar algunos detalles, que, sin duda, me han dado la llave para pensar en escribir algo más extenso y, por qué no, poderlo publicar en papel más tarde o temprano, unas memorias de los veranos.

    Pero no me quiero ir sin pasar, aunque sea de puntillas por lo que este verano tan atípico me ha traído, así, como si hubiera venido en las alforjas del tiempo.

    A pesar de lo raro de este verano, que ya casi ha pasado, dos cosas harán que entre también de cabeza en el recuerdo. Uno más perecedero en el tiempo que otro, asi que mejor empezar por lo pequeño:

    moroninfo-mar17

    En este también puedo apuntar de una forma o de otra un campamento, aunque en realidad ha sido una experiencia totalmente distinta. Casi a mitad de julio me llamaron para dar español a un grupo de inmigrantes. Unos llevan más tiempo aquí y otros, llegaron hace muy poco. Ha sido muy enriquecedor. Escuchar sus historias, sus ganas de aprender, de crecer. Y, por supuesto, ver cómo han avanzado en estas semanas. Ha sido algo nuevo y que sin duda volveré a repetir.

    La otra, es que he sido tito. Una alegría ha recorrido la familia de arriba abajo. A continuación vendría una ristra de frases ya manidas pero sobran las palabras.

    Sin duda esto es algo que se extiende en el tiempo y que engarza con todos los recuerdos de estas semanas.

    Gladys Knight tiene un single de su disco “I feel a song” del ‘74 llamado The way we were/try to remember que es muy conocido por su tono melancólico y nostálgico. Nos cuenta durante toda la canción lo bien que se lo pasaba antes, cuando todo estaba mejor, en los viejos tiempos, como se traduciría aquí. Recuerda cómo era aquella época, la luz de antes, la diversión de antes, los colores brillantes del verano y, llegado a un punto, nos recuerda, “por qué el pasado nos parece siempre mejor” pero antes ya nos ha roto.

    “Estos días que vivimos ahora serán aquellos buenos viejos tiempos para nuestros pequeños”. Sin duda asoma un enorme rayo de esperanza en estas líneas y empuja a seguir percibiendo los tiempos en los que vivimos, sean mejores o peores, como el recuerdo que será, al fin y al cabo. Nos hace caer en que ahora, como lo fueron con nosotros, somos los responsables de crear nuevos y buenos recuerdos. Porque estos pequeños que tenemos ahora, puedan también recordarlos como aquellos buenos viejos tiempos. Esos en los que nos paramos, a veces, más tiempo a vivir del que nos hace falta.

    Los veranos que vendrán esconden un encanto, una llamada a la alegría, a la luz, a la búsqueda que cómo cada vez que llega, y aunque sea tan distinto como éste, siempre tendrá un hueco para ese…

    Recuerdas aquel verano…

    moroninfo-mar17