OPINIÓN. LA REALIDAD DE UN UTÓPICO: «Macondo, el escondite de Melquíades»

    Gabriel García Márquez describió un lugar llamado Macondo. Se dice que es un lugar que no existe. García Márquez dice que es un espacio por el que el tiempo no pasa, es anárquico, y cargado de historias fantásticas. La magia se conjuga con la verosimilitud; en Macondo todo es posible.

    En ese lugar, vive Melquíades. Es uno de los personajes de ¨Cien años de Soledad¨. De igual forma, se dice que es un personaje ficticio y muy peculiar. Melquíades es autor de unos pergaminos que incluyen versos con información cifrada.

    moroninfo-mar17

    Yo, sin embargo, he encontrado a Macondo; y en él a Melquíades. El Macondo que encontré, no es un lugar grande, pero en él se aguardan numerosos personajes de la historia; si te detienes en silencio en cualquier rincón, puedes encontrar a Machado, Alberti o Neruda. Allí las paredes hablan, lloran, ríen, también gritan.

    También he hallado a Melquíades. Es un personaje de asombro, cargado de silenciosas y desconocidas hazañas, que en los tiempos que corren, podría decirse que pertenece al realismo mágico. Nunca para de aprender historias, y quizás la historia aprenda de él. Es una mezcla de Garcilaso y Juan Ramón Jiménez, sin olvidar la rabia de Miguel Hernández.

    Un buen día, tal como hoy, el viento trae una gran consigna: uno de sus manuscritos, ha visto la luz. Hoy Melquíades con su magia, ha vuelto a parar el tiempo de sus cercanos. Un anónimo, me ha contado,  que al leer el pergamino, las televisiones y los coches desaparecen, el mundo se olvida y el ruido se disuelve.

    Aún no he tenido tiempo de descifrar los enigmas de su nuevo manuscrito, pero cuentan los sabios del lugar, que ese pergamino garcilasiano envuelve las vivencias de las raberas de un tiempo color verde olivo, que muchos olvidaron o desconocen.

    Ojalá todo el mundo encuentre el Macondo que yo encontré, que pueda contemplar las imágenes que en su interior alberga, y pueda transcurrir por el realismo mágico de Melquíades.

    La vida tendría más sentido, si en el mundo existieran más de un Macondo, aunque quizás deba llamarlo Casa Paca.

    Álvaro Valiente González

    moroninfo-mar17
    Compartir