OPINIÓN. LA PALABRA QUE NO CESA_ “Los tonos grises” por Antonio R. Ramírez Albarreal

    No es ninguna noticia que cada vez más, para los ciudadanos, esto de la política es menos atrayente. Bien es cierto que tras el 15M hubo un espejismo donde creímos, inocentes nosotros, que al fin, nosotros, el pueblo llano, podríamos participar activamente en la política, o al menos que se escucharan más nuestros planteamientos.

    El nuevo auge de partidos tras este movimiento que ha alterado todos los arcos parlamentarios, nos encontramos con continuos tiras y aflojas políticos que no han hecho otra cosa que tensar la situación a unos niveles que poco habíamos visto los de mi generación. Con motivo del “segundo nacimiento de Vox” o su colocación en la palestra política, esta tensión, que se veía venir desde hace un tiempo, ha alcanzado de nuevo unos niveles preocupantes.

    moroninfo-mar17

    Y es preocupante porque si por algo somos conocidos es por nuestro carácter cainita, lo blanco o lo negro, sin más, no descubro nada. Y es esta actitud de la que se han aprovechado, aprovechan y aprovecharán nuestros políticos para sacar ese rédito electoral que justifique sus acciones. Quizás sea el momento de poner algo de cordura y enfriar algo el ambiente. Pero no solo es cuestión de los políticos, como ciudadanos está también en nuestra mano apaciguar los discursos soliviantados, los coléricos, los extremistas.

    Está en nuestra mano que no se repitan los versos mal atribuidos a Brecht, esos de “Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista…” , porque llegará un momento en que nadie nos podrá defender, como también escribe la autora de “El cuento de la criada”: “Nada cambia de golpe. Si estuvieras en una bañera que se calienta poco a poco, morirías hervida sin darte cuenta”.

    No dejemos que nos hiervan sin darnos cuenta, porque será tarde cuando queramos revertirlo todo. Está en nuestras manos derribar los muros que nos quieren imponer desde una falsa libertad. Está en nuestra mano acoger al que piensa distinto, al que es distinto, al otro, porque estamos formados por matices, porque no siempre tenemos completamente la razón. Está en nuestras manos parar los pies al que intente manipularnos, al político, al medio que intenta hacernos parte de un problema que ha crecido al amparo de medios y política, porque ser ciudadano no es solo elegir, también es demostrar que un pueblo no sólo son opiniones extremas, blancas o negras, sino que estamos llenos de matices, de opiniones diversas, de tonos de grises.

    moroninfo-mar17
    Compartir