OPINIÓN. La antorcha y el manantial_ “Por la salud del 14 de abril, que es la del pueblo”, por J.D. Vidal Gallardo

Excelencia
Foto de J. D. Vidal Gallardo

1- Reparación. 2- Verdad. 3- Memoria. 4- Justicia. 5- Igualdad de oportunidades. 6- Libertades. 7- Democracia. 8- Diálogo. 9- Artes, culturas. 10- Historia. 11- Conocimiento. 12- Soberanía popular. 13- Compromiso. 14 de abril.

Que después de 90 años de haber esbozado el pueblo español su apuesta republicana (cambio constatado en las elecciones generales de los años siguientes) se prefiera continuar evitando un diálogo abierto, tolerante y reflexivo sobre el último siglo socio-político en este país, es sinónimo de complicidad con la voluntad de jamás querer sanar heridas. Que después de 85 años del levantamiento militar (no solo militar) se prefiera continuar negando el estudio y la documentación de las consecuencias del golpe contra la democracia, es sinónimo de complicidad con esas decisiones que nunca querrán dar el paso adelante que sí son capaces de afrontar los países y las jurisprudencias modernas, paso en aras de pueblos más conscientes de su pasado, mejores conocedores de su presente, con más herramientas para trazar su propio futuro, y por todo ello, más unidos. Que en pleno 2021 se siga con miedo a departir en los centros educativos (en la sociedad en general) sobre en torno a qué triunfó la Dictadura o sobre las luces y sombras del periodo transitorio al actual sistema, es sinónimo de preferir que los rencores, los bulos y los odios ganen la partida, en lugar de decantarnos de una vez por escuchar todas las voces, reconocer el trabajo de los especialistas y reparar el sacrificio de quienes más sufrieron, que sobre todo piden paz, verdad y justicia.

moroninfo-mar17
En definitiva, son muchas cosas valiosas las que simboliza este día, 14 de abril, la mayoría de ellas englobadas bajo el significado de la democracia y de los principios que el nuevo régimen propuso hace ahora nueve décadas. Pero si pasa el tiempo y seguimos sin ser lo suficientemente maduros como para, al menos, recoger más argumentos, elegir la palabra en lugar de los insultos o de los anhelos bélicos de unos pocos, y devolverle al pueblo la oportunidad (de nuevo: soberana) de conocer más sobre las posibles formas de Estado, de aportar su opinión y -por supuesto- de poder ejercer algún día su derecho a elegir, entonces es que igual no somos capaces de algo tan sencillo (tan necesario, y que debiera estar tan normalizado en pleno siglo XXI) como hablar pacíficamente de política.

Porque debatir sin sesgar información y con normalidad democrática sobre los valores republicanos, o sobre monarquía o república, o sobre cualquier otro tema, no debería ser hoy en día un síntoma de complejos, cuchicheos y recelos eternos, sino la medicina para mejorar la salud social de nuestros pueblos y ciudades. Así pues, y hoy más que nunca:

¡Salud!

moroninfo-mar17