OPINIÓN. La antorcha y el manantial_ “De patentes y privilegios”, por J.D. Vidal Gallardo

Artículo publicado el 12 de mayo de 2020: https://www.nuevatribuna.es/opinion/juan-torres-lopez/covid-19-propiedad-vacunas-medicamentos/20200512085551174737.html

Noticia publicada el 10 de noviembre de 2020: https://www.publico.es/sociedad/suspension-patentes-clave-vacuna.html

moroninfo-mar17

Noticia publicada el 21 de noviembre de 2020: https://www.publico.es/sociedad/vacuna-covid-espana-rechaza-supresion-patentes-permitiria-paises-pobres-acceder-vacunas-covid.html

La carrera por la(s) vacuna(s) que hará(n) frente a la pandemia de COVID-19 parece encarar ya su tramo final. Eso significa que la verdadera batalla (comercial, financiera, acaparadora de fama, negociadora de acciones, acumuladora de inimaginables beneficios) se vuelve encarnizada, más a medida que los medios de comunicación de masas anuncian la pronta llegada de la dosis de la felicidad (no confundir con el soma de Un mundo feliz, [Aldous Huxley]): hablamos, claro está, de la batalla de las patentes.

Mientras la mayoría de cadenas de televisión (medio dado al entretenimiento, no tanto a la investigación y la información) nos dirigen la mirada hacia aquellas otras cuestiones que a la Bolsa o a las grandes fortunas les resultan más convenientes, la elitista cuestión de las patentes sigue su curso sin que mucha gente le preste atención: las poderosas multinacionales, las farmacéuticas y los gobiernos ricos (los menos de cuantos existen en el mundo) avanzan en su rechazo a la propuesta presentada por India y Sudáfrica de suprimir las patentes y hacer llegar la vacuna a muchas más personas, independientemente de dónde vivan estas o de cuál sea su situación vital (es decir, no dejar de lado a la población de zonas en vías de desarrollo, como también apoyan varias organizaciones, representantes y entidades humanitarias, científicas, sociales o médicas).

¡Pero qué más da eso! Qué más nos da, si España forma parte de ese 15% de población del ‘primer mundo’, ¿no? Qué más nos da, si la Unión Europea, junto con EE.UU., Japón o Australia tienen prioridad. Que se las avíe el resto, ese 85% de la población que, además de sufrir las injusticias de la desigualdad, ahora también tendrá que esperar a la cola por la vacuna, endeudarse para ello y conformarse con las dosis que buenamente le lleguen, ¿verdad?…

Y la salud, al fondo del todo. Pero muy al fondo, donde no se la nombre mucho. Ahí, bien tapadita, que esto es un sálvese quien pueda, y ya sabemos que unos pueden más que otros, y que quienes más parné tienen son los que antes llegarán, y los que más pagarán, y, por lo tanto, los que más importan; en cuanto a los que se queden por el camino… Si queda algo en la despensa, ya veremos si nos ponemos con lo de la sanidad pública, la cooperación universal, la solidaridad, la justicia con quienes disponen de menos medios, tararí y tarará. Que sí, que salvar vidas es importante…, pero siempre y cuando antes la vacuna llene unos pocos bolsillos.

“Los privilegios del mercado y el capital; las maravillas de poder ser acunados por esas poquitas manos que casi todo lo acumulan y que casi todo lo controlan; la suerte de pertenecer a los dominios del dios Dinero”, dirán algunos, cual plegarias a ese dios que mira más por la salud de unos que por la de otros…

La desgracia de ver que el resto de manos (la inmensa mayoría de las que habitan el planeta) se tengan que repartir las migajas de la tarta; la vergüenza inhumana ocasionada por los privilegios de los privilegiados, consideramos otros.

moroninfo-mar17