OPINIÓN. DOMINICAS_ Dominica VII año 20. “Todo tiempo pasado es anterior”, por Juan José García López

Permítanme dedicarle el comentario de hoy a un amigo displicente que se nos fue -motu proprio- de este mundo, como si ya lo hubiese vivido todo desde los más diversos palcos del teatro de su vida, excepto el claustro de la residencia de un hospital. Va por ti, Diego Paredes, que viviste en este mundo con la fuerza de un taconeo paranoico para reírte de todo.

Sigan leyendo, si os parece, lo redacté pensando en Diego. Ocurre con frecuencia, y ahora con la facilidad del Facebook mucho más, que las personas, al contemplar las viejas fotografías que otros cuelgan, tanto de vecinos que ya se fueron, o vistas de calles, plazas y jardines, forzosamente restaurados por el paso del tiempo, recurren a la nostalgia, a la evocación de Jorge Manrique y lo emulan diciendo: “Todo Tiempo Pasado fue mejor”.

moroninfo-mar17

Y entonces clavan la mirada en el año que nevó, (1954); o cuando por feria (1945) lanzaban desde una avioneta los aviadores del Campo de Aviación un gallo vivo para premiar al mozo que lo capturase; o evocan a los más pintorescos personajes típicos de sus tiempos con los que convivieron: Paco el de los plátanos; o aquel hombre chiquitillo que se las buscaba jugando a par y nones con su canasto repleto de avellanas redondas; o el dúo del Calvario: Rubio Para-güero pavoneándose de su cante; o Manolito la Zalea, curtidor de pieles muertas; gente con ángel como Pitillilo, Currito el Ciego, que le dejó el “año del hambre” (1939-1950) un prurito que pregonaba: “Me comía una vaca asá rellena de pajaritos”; o aquél Joseíllo con su caña bajo el brazo y su colilla de puro en la boca siempre mero-deando las maletas de la empresa San Miguel…Y por cumplir con la paridad: La Arias, que murió en el zaguán de una casa en la calle Las Morenas, la Cantorala, la Madre de los Canarios, Rosarillo los molletes…

No señores, el tiempo pasado no fue mejor, quizá lo mejore la alegría de nuestra juventud, de nuestras ilusiones, de nuestra fuerza y amores, pero, precisamente nosotros, los de la posguerra: ¡Definitivamente, No! Nuestro tiempo pasado no fue mejor, ¡ni por asomo! A Diego lo habrán recibido con una copa en la mano y un piropo a flor de piel: Ya está aquí, el Paredes de Morón, ¡Grande bohemio y buena persona! “¡Todo tiempo pasado es anterior”! Paredes dixit.

moroninfo-mar17
Compartir