“Negocios absolutamente poéticos”, por Antonio R. Ramírez Albarreal

    Con estas palabras describía perfectamente el maestro Rafael Alberti el negocio que nuestro poeta Villalón quiso emprender entre sus reses para convertirlas en animales de ojos verdes como nacidos de la vieja Tartessos.

    Existe un pequeño rinconcito en nuestra ciudad que es uno de mis favoritos. Cada vez que vuelvo me gusta visitar el pequeño remanso poético que descansa en mitas del Pozo Nuevo. Hablo, por supuesto, de los poemas sobre azulejos de la calle Fernando Villalón.

    moroninfo-mar17

    Me entero, gracias al incipiente historiador del arte, José David García, que en estos días ha publicado una entrada en redes sociales, del estado precario que están alcanzando estos mismos azulejos.

    Y me preocupo desde la distancia, porque creo que se está haciendo un buen trabajo en lo relativo a la cultura, Gazpacho, Noches del Castillo, Fundación Fernando Villalón, Espacio cultural Santa Clara…pero no se pueden descuidar los pequeños detalles.

    Veo a través de las fotos cómo hay varias partes de este lienzo teselado que comienzan a desprenderse. Afortunadamente podemos hablar de que está siendo el tiempo, y no la acción vandálica, la que está contribuyendo a que poco a poco se esté despiezando.

    Por eso, desde este pequeño rincón me gustaría reclamar algo más de atención sobre esta pieza que, como digo, debería ser un reclamo turístico y, estando en un lugar, pasa desapercibido a los diversos turistas que recorren nuestras calles.

    Podría pararme, y plantear motivos artísticos para su defensa y mantenimiento, pero hay suficientes historiadores del arte en nuestra ciudad que nos pueden dar sobradas razones. Prefiero pararme mejor en lo literario, en lo que Villalón nos aporta al alma como poeta, como mitólogo, por su creación única de imágenes, su pertenencia a la Generación del 27, y tantos detalles que nos contó el profesor Jacques Issorel, que profundizó en su vida pero sobre todo en su obra, que rescató con cariño y cercanía.

    Dedicado a la ganadería desde temprano, fueron la ruina y posterior venta de esta, la que le hizo concentrarse exclusivamente en la poesía. Comenzó con “Papel de Aleluyas” revista poética donde encontró el apoyo de Ignacio Sanchez Mejías que le dio pie para conocer a la todavía incipiente “Generación del 27”.

    Todo su material poético fue desarrollado entre los años 1927 al 1929, donde sucesivamente nos fue dejando una de sus obras: Andalucía la Baja, La Toriada y Romances del 800.

    No es mi intención aburrir al lector con datos sesudos sobre nuestro poeta.

    Prefiero parar y dejar que seas tú, que lees, el que complete la información. Vivimos por suerte en una época donde es fácil encontrar datos y libros así que lo mejor es que leamos y nos sigamos informando sobre este escritor nuestro, que tras unos años donde tuvimos buenos años de reedición de sus obras, ahora parece que vivimos años de releer estas reediciones.

    Sin más, espero que este pequeño artículo, como pequeños son los poemas que aparecen en este conjunto artístico, sean de nuevo capaces de conseguir que poco a poco se le dé la importancia que se merece a estos poemas que adornan esta esquina recóndita del Pozo Nuevo.

    Espero, parafraseando a Alberti sobre nuestro poeta, que esto no se quede en algo solo poético y la administración sea capaz de comprender también la valía de esta pieza y así completar parte del poliedro tan complejo que supone leer y disfrutar a Villalón.

    moroninfo-mar17
    Compartir