MORÓN OPINA_ Experiencias del confinamiento. I

    Soy maestra y estoy viviendo esta crisis sanitaria, social y económica como tantos compañeros y compañeras, con miedo, extrañeza y un tanto sorprendida. El miedo y la extrañeza se le puede suponer a cualquier ciudadano/a que ve su rutina diaria modificada y su salud amenazada, hasta ahí nada nuevo. La sorpresa nos golpea, sin embargo, a los y las de mi gremio al leer que una vez más, en momentos tan complicados la sociedad saca pecho y defiende lo suyo y valora y aplaude diariamente a los héroes y heroínas que se juegan la vida en primera fila para que el resto estemos a salvo. Y lo que nos sorprende no es eso, ya que nos admira el valor y coraje que demuestran las personas encargadas de velar por nuestra salud, nuestra seguridad, que se encargan de que no nos falte la comida, la gasolina… y tanta gente que no me quiero olvidar pero que seguro me dejo en el tintero. No, no es el reconocimiento hacia estos colectivos lo que nos sorprende, ya que me consta que a diario nos unimos a esos aplausos y a ese reconocimiento más que merecido. Lo que nos sorprende es que de nuevo, como tantas otras veces, se aproveche esta crisis para menospreciar a los y las docentes.

    No es esta una petición para que se nos alabe, ni mucho menos, es esta una humilde reflexión pública que pretende mostrar cómo, tras pasar a diario más horas que nunca preparando clases a distancia para, en mi caso, siete cursos distintos con sus distintos niveles y sus distintas circunstancias, con los ojos rojos y el párpado de mi ojo derecho temblequeando por el estrés que me supone el no saber si lo estoy haciendo bien y si estoy llegando a todos los niños y las niñas, cada uno en su circunstancia que ni sé cuál será, parece que lo único que está siendo relevante de todo este titánico trabajo que estamos realizando los docentes son las quejas de algunas familias.

    Y no, tampoco es esta una carta para atacar a quien se está quejando, que ni sé sus circunstancias ni les quito la razón, faltaría más. Con este escrito lo que pretendo es dar visibilidad y agradecer enormemente a esas familias que se están dejando la piel con unos recursos muy limitados. Porque nadie habla de ellas. Porque parece que no son tan importantes como para llenar informativos. Porque cada mañana me levanto con el email y las diversas plataformas digitales que estoy usando llenas de aportaciones, fotos de tareas, preguntas y dudas de estas familias, mis familias, las de mi cole, las que no se quejan, las que hacen lo que pueden y saben que yo valoro el esfuerzo sobrehumano que hacen. De estas familias nadie habla y yo quiero que las conozcáis. Son familias muy distintas entre sí. Algunas tienen tres hijos, otras tienen una hija, otras se acaban de quedar en paro, y otras tienen que ir a trabajar a diario. Algunas me escriben apuradas para decirme que no tienen posibilidad de seguir todas las tareas pero que hacen lo que pueden. Otras están en el campo sin internet pero leen a diario libros con sus hijos para que no olviden lo importante que es seguir aprendiendo cada día, aun en estas circunstancias. Familias que se paran a escribirte un email que te emociona en el que te dan las gracias por tu labor sin saber lo que esas palabras suponen a una humilde maestra que lleva sentada ante su ordenador más de ocho horas. Familias que dejan a sus hijos con los abuelos, que se ponen “las gafas de cerca” y pinchan en el enlace que les has mandado en el wasap para que sus nietos hagan la tarea, aun cuando ni siquiera ellos fueron al colegio cuando eran pequeños ni comprenden muy bien la tarea que su nieta está haciendo, pero la alientan a seguir. Y aunque al igual que antes sé que me estoy dejando atrás a muchos tipos de familia, necesito escribir esto para darles las gracias, para darles ánimos y decirles que no tengan miedo de que las tareas no estén perfectas, que la lección más importante que van a recibir los niños y niñas durante la cuarentena es que sus familias se preocupan por la educación y consideran que es algo importante. Y cuando es tu familia la que lo dice, tú nunca lo olvidas.

    moroninfo-mar17

    GRACIAS.

    – moroninformacion.es no se hace responsables de las opiniones vertidas por colaboradores y ciudadanos ajenos a esta redacción. Si desea participar en la sección “Cartas al director” puede ponerse en contacto con nosotros en el email “contacto@moroninformacion.es” donde les informaremos sobre cómo puede hacerlo –

    moroninfo-mar17
    Compartir