MORÓN OPINA. “Lucas” por Marta Vázquez

    Sí, el ser humano no para de decepcionarme… de hacerme creer que nos movemos por nuestros propios intereses, por codicia, por odio, por manipulación, por engaño… Muchas veces hacemos daño a otras personas, sin que nos importen absolutamente como se encuentren o las consecuencias que traigan. Hoy quiero hablaros de mi querido amigo LUCAS. Sí, Lucas es un PERRO y a algunos no les interesará porque solo es un perro, un animal, o como dicen algunos un “bicho”, pero para mí es un ser vivo más al igual que nosotros, que sienten, que padecen, que interactúan, que ayudan, que rescatan, que salvan vidas, que nos acompañan en la vida, que nos dan momentos increíbles…

    Bien la historia de Lucas comienza un día pasando con el coche por una calle de mi pueblo donde lo veo con unos niños cruzando un paso de peatones. Escuché como uno de los niños que estaba cruzando le dijo a otro: “llévalo a tú casa” y al mirar veo un pequeño perro de color marrón clarito. Pasé de largo y por la noche lo vi en un anuncio de Facebook. A la mañana siguiente apareció en la puerta de mi casa a la 6 de la mañana y estaba agotado, sin fuerzas, sucio y deshidratado. Le dimos ayuda, agua, comida y una buena cama, pero no nos lo podíamos quedar puesto que teníamos más animales, por lo que decidimos buscar ayudar a través del chip, pero no tenía, por lo cual acudí a un refugio, el lugar donde supuestamente comparten el amor por los animales. Al principio fue rechazado e incluso se me insinuó que lo volviera a dejar en la calle, por lo que me ofrecí como casa de acogida, y a pesar de que no me dieron ningún contrato, ofrecí mi ayuda hasta que alguien lo adoptase. A los 3 días me dijeron que lo había adoptado una familia supuestamente en la localidad y mi familia y yo nos alegramos. Sin embargo, con el paso de las semanas Lucas fue creando un vínculo muy especial en nuestra casa, tanto con mis perros, amigos, padres, y sobre sobre todo con mi abuela, una persona de 87 años. Entre ellos surgió un vínculo increíble, un apego que jamás pudimos imaginar. Al tiempo llevé a Lucas al veterinario para que lo castraran y le pusieran sus vacunas y cuando llamé para informar al refugio, una voluntaria me dijo que al final Lucas se marcharía a una casa de acogida de Bélgica. Ante este giro de los acontecimientos, mi familia examino la situación y valoramos preguntar si podíamos adoptar a Lucas, ya que contamos con el espacio suficiente y mi abuela se puso muy triste al pensar que Lucas se iba.

    ¡Pues aquí viene la verdadera realidad! Mi madre llamó a la encargada del refugio para preguntarle si nos podíamos quedar con él y pagar los gastos que se habían invertido en Lucas. Al principio, la encargada contestó: “yo no quiero problemas, el martes nos vemos en el veterinario para arreglar las cosas y poner las vacunas”. Entonces nos llevamos una gran alegría, pues habría un nuevo miembro en la familia. El día del veterinario yo no pude acudir, pero fueron mis padres. Mi madre se bajó con Lucas y la encargada del refugio y otra de las voluntarias se encontraban ya allí, le pasaron el lector del chip que se encontraba a nombre del refugio y le dijeron a mi madre: “ponga el perro en la mesa”. Mi madre, creyendo que era para arreglar el papeleo lo soltó y de pronto la encargada del refugio se lo arrebató de la mesa de un salto y comenzó a lanzar palabras ofensivas a mi madre mientras los veterinarios observaban la situación. Mi madre víctima de un ataque de ansiedad solo sabía suplicar para que no se llevaran a nuestro perro y presa del pánico decidió llamar a mi padre, que también fue víctima de palabras ofensivas. Ambas partes llamaron a la policía, tanto nacional como local, mientras veían como Lucas lloraba y gritaba para irse con mis padres. No obstante, se lo llevaron, nos lo quitaron, nos lo arrebataron… no podíamos hacer nada porque, aunque el perro había estado todo el tiempo en nuestra casa, el chip estaba a nombre del refugio. La peor parte se la llevó mi abuela, pues no podía parar de llorar ante la triste e injusta situación, se llevaron a su amigo peludo….

    Mi denuncia es ¿Por qué disfruta el ser humano haciendo daño? Lo hemos intentado todo, pero lamentablemente Lucas se marcha este miércoles 17 de octubre a Bélgica. Amable y respetuosamente he pedido la documentación de la adopción y me la han negado, nos hemos ofrecido a pagar los gastos, he pedido clemencia para Lucas, ya que se encontraba muy triste amarrado a una mesa y encerrado en una habitación para que no se fuera. Varios amigos de nuestra familia que han ido a ver si podían ayudarnos han visto que el pobre no comía como antes y se veía apagado. Por ello fui para pedir que me lo devolviesen, para ayudar a mi abuela, una persona mayor, pero la respuesta que recibí fue: “tú abuela lo superara, no es una niña” “que hace una mujer de 87 con un perro” Además, cuando fui en persona al refugio a pedir una aclaración, Lucas me escuchó y comenzó a llorar y aullar. La encargada entonces llamó a la policía y ésta intentó echarme a pesar de encontrarme en un sitio público para que no empeorar las cosas y que lo hacían por mi bien. Desde ese momento no me saco de la cabeza los llantos de Lucas, un pobre cachorro de 8 meses que creía haber encontrado su familia y lo peor de todo es que no sabe lo que estamos luchando por él. Ya hemos pedido ayuda al Ayuntamiento, aunque seguro que será un proceso lento y no se basarán únicamente en un perro. También hemos recibido muchas llamadas de apoyo y de casos parecidos en este mismo refugio. A día de hoy lo único que sé de Lucas es que se lo llevan a dormir a una casa, pero no encuentro rastro de él en la página de adopción que poseen, por lo que no sé dónde irá…

    Soy amante de los animales y creo que un refugio debe llevarse con cariño e ilusión, de forma altruista y democráticamente, no como una dictadura y donde solo se cogen a los perros que convienen. ¿Tan difícil es dar explicaciones de manera correcta y educada? ¿Tan difícil es tener un poco de corazón y dejar que la adopción se haga en España, en su casa de acogida porque tiene preferencia? ¿Por qué tanto interés en llevárselo de esas maneras? ¿Por qué a las personas no les interesa los temas de los “animales”? ¿Por qué nos van a quitar a Lucas? ¿Por qué no nos han dejado verlo y ayudarle a que vuelva a comer como antes? ¿Por qué este refugio nos ha tratado como delincuentes? ¿Por qué nos han mentido? ¿Por qué no me dan una explicación coherente de dónde va mi perro si supuestamente está adoptado? La verdad es que no se está mirando por los sentimientos de “Lucas”, que es lo que de verdad importa y más a personas que supuestamente aman a los animales, sino que esto se ha convertido en una guerra de rivalidad y codicia. Lo único que pedimos en su día fue adoptarlo, ya que iba a una nueva casa de acogida y donde resulta que a última hora esta adoptado arrebatárnoslo. ¿Por qué se lo llevo de esa manera? ¿Qué hay detrás de todo esto?

    LUCAS amigo, te vas a ir y sé que muchas personas me dirán loca por esto, pero me da igual, tú vales más que muchas personas, ojalá supieras lo que estamos luchando por ti, ya que ni de Bélgica me mandan respuestas, sólo rezo para que tengas una buena familia ya que nadie va a evitar que te LLEVEN. Ojalá estés bien querido amigo, que juegues como lo hacías con Bizcochito en la llanura, que des besos como me dabas cada vez que llegaba, que sigas mirando a las abuelas tender, cocinar y estar atento cuando se pongan enfermas, que cojas muchos palos y te los tiren como hacías con mi padre, que te subas al coche para ir al parque como hacías con mi madre, que duermas tan a gusto como en tu cunita debajo de la mesa. Dado el desarrollo de los acontecimientos me arrepiento de haber pedido ayuda a ese sitio en el que no me han tratado con respeto y en el que han jugado con los sentimientos de un pobre animal y de una familia.

    Solo pido justicia, pero sé que te van a llevar. Por todo esto voy a luchar y nadie me va a parar, pienso mover cielo y tierra, pero no pararé hasta conseguir que la dirección de ese sitio cambie, y lo haré por ti Lucas, querido amigo. Por eso ruego que todo el que se quiera unir a la causa es bienvenido. Formemos buenas personas, con amor de verdad tanto a los animales como a las personas y que fundamenten su vida en la solidaridad, el cariño y el amor a la naturaleza.

    Nos dejas muy tristes y desolados, pero ya solo te puedo desear una cosa con todo el dolor de mi corazón e impotencia de no poder evitar esta injusticia: ¡BUEN VIAJE AMIGO!, te vamos a echar mucho de menos.

    ¡TE QUEREMOS y NUNCA TE OLVIDAREMOS, LUCAS!

    – moroninformacion.es no se hace responsable de las opiniones vertidas por colaboradores y ciudadanos ajenos a esta redacción. Si desea participar en la sección “Cartas al director” puede ponerse en contacto con nosotros en el email “contacto@moroninformacion.es” donde les informaremos sobre cómo puede hacerlo –

    Compartir