MECÁNICA PARA TODOS_ “La famosa EGR”, por Daniel Zambrana

Excelencia

Todos habréis escuchado las siglas EGR, se trata del sistema de recirculación de gases. La normativa sobre emisiones de gases nocivos exige que los humos que salen de nuestro vehículo no deben contaminar y los constructores de coches decidieron que el humo antes de salir del vehículo vuelve a pasar a la cámara de combustión para volver a ser quemados y así expulsar menos «suciedad». Este ciclo se lleva a cabo mediante la válvula EGR. Ésta es la explicación básica y sencilla para que la mayoría entienda su función. Esta válvula deja pasar en mayor o menor medida, según las necesidades de la conducción, dejando salir menos gases y redirigiéndolos de nuevo al motor.

Esta pieza es muy delicada y una de las que más problemas suelen dar a los usuarios, la polución, suciedad y el modo de conducción contribuyen a su deterioro y mal funcionamiento. La famosa frase: “Ese coche está ahuevado”. Pues, esta es la pieza que produce esta avería. El vehículo llega a limitar la velocidad, no pudiendo pasar de 100 o 110 kilómetros por hora y en las cuestas se viene abajo, echa mucho humo negro al acelerar, en los CDTI anula la función del acelerador, no respondiendo al pisarlo, según si esta pieza es mecánica (vehículos antiguos) o eléctrica (vehículos más modernos) aparecerá en nuestro cuadro de instrumentos el testigo de fallo motor. Esta pieza en un principio es lavable para su correcto funcionamiento. Lo deben hacer en un taller, ya que hay que sacarlo del vehículo y descarbonizarlo. Si se deteriora de componentes eléctricos habrá que sustituirla.

Las causas de esta avería pueden ser:

  • Uso de un aceite motor inapropiado, en el 96 % de las ocasiones el dueño del vehículo suele poner aceite motor inadecuado, marca blanca o con cualidades y especificaciones no apropiadas para su motor.
  • El circular por ciudad y a bajas revoluciones. Al no alcanzar nuestro vehículo la temperatura óptima de funcionamiento este no quema correctamente la mezcla por lo que crea carboncilla. Rn ocasiones nos dicen que circulemos a revoluciones altas, 2500, 2600, por ejemplo y a 110 km/h durante un trayecto.
  • Otra de las posibles causas es tener al menos algún calentador en mal estado. El coche funciona correctamente pero no quema la mezcla correctamente por lo que también crea carboncilla.
moroninfo-mar17

En fin, que debemos cuidar y mimar nuestro vehículo para que no tengamos que pasar por el taller y oír hablar de nuevo de la famosa válvula EGR.

moroninfo-mar17