Más de 50 Niños de la Alpujarra almeriense probaron la Cal de Morón

    All-focus

    El Museo Cal de Morón ha participado este fin de semana en la XV Jornada de Recuperación de Oficios Antiguos de Terque (Almería). Esta jornada se recuerdan y ponen en valor todos aquellos oficios o trabajos tradicionales que han desaparecido o están en peligro de extinción. La cita fue el pasado domingo, 8 de octubre, en las plazas y calles del municipio almeriense de Terque, en un marco incomparable rodeado por la iglesia y de uno de los conjuntos de casas mejor conservado de la provincia.

    La edición de este año ha sido una de las mejores de la historia en cuanto a número de artesanos y vecinos participantes, y también en cuanto a visitantes. Terque cuenta con una población de 300 habitantes aproximadamente y el domingo se dieron cita en sus calles más de 4.000 personas.

    El Museo Cal de Morón agradece a los voluntarios que durante 7 horas han mantenido abiertos los Museos y sus exposiciones temporales, al Ayuntamiento de Terque y sus trabajadores por el enorme esfuerzo que realizan. “Hemos pasado un día muy feliz … difícil de olvidar”, expone al respecto.

    La jornada cuenta cada vez con una mayor participación de visitantes y artesanos de toda la provincia: Alboloduy, Terque, Benahadux, Huércal Overa, Gádor, Purchena, Benecid, Alhama, Alcolea, Pechina, Laujar, Almería o Guadix, y la Cal de Morón.

    51 oficios han estado representados en esta Jornada, entre los que se encuentran: Acuñación de monedas, Afilador, Albañilería Construcción de Tapial, Alfarería, Artesanía de Caña, Arriería de barriles de uva, Barrilería, Carpintero ebanista, Encalado tradicional, Molino de trigo manual, Escobas de palma, Esparto, Jabón casero, Quesos, Matanza, Lavanderas, Torneado de Madera, Mimbre, Pregonero, Sereno, etc.

    Los rápidos cambios sufridos en las últimas décadas por las formas de vida tradicionales han puesto en peligro de extinción y olvido trabajos y oficios que fueron esencia de la vida cotidiana durante siglos y siglos. Se abandonan los oficios y trabajos, y con ellos se pierde un saber y un conocimiento ancestral, una cultura imperecedera que solo algunos viejos artesanos conservan en sus manos.

    Fuente/foto: Museo Cal de Morón

    Compartir