La protección de la Sierra de Morón copa el debate sobre la aprobación del nuevo PGOU

    La pasada semana se aprobaba el Plan general de Ordenación Urbana de Morón con los votos favorables de PSOE y PP y en contra de AMA e IU. Era la tercera ocasión en la que el importante documento urbanístico se aprobaba de forma inicial, si bien desde el equipo de gobierno socialista piensan que puede ser la definitiva, una vez solventadas las dificultades técnicas y después de resolver la mayoría de alegaciones puestas a las diferentes versiones del PGOU que se han presentado desde que echara a andar en el año 2009. Un PGOU que viene a actualizar las obsoletas normas urbanísticas de Morón, que datan de 1986, y que, tal y como ha defendido el PSOE, marcará las líneas de crecimiento del municipio para las próximas décadas.

    En el PGOU se plasman las líneas estratégicas a la hora de plantear infraestructuras, como la anunciada circunvalación que una las entradas a Morón por Arahal, Marchena, La Puebla, Pruna e incluso la carretera de Montellano y Coripe. También se definen los espacios para construir futuros equipamientos, como centros educativos, culturales, deportivos o sanitarios, las zonas verdes, polígonos industriales y zonas de viviendas, tanto libres como de VPO. En definitiva, un PGOU que indica por dónde y de qué manera crecerá Morón, todo ello supeditado, claro está, a un hipotético aumento de habitantes.

    El ‘escollo’ de la Sierra de Esparteros

    Pero el PGOU, desde sus mismos orígenes, tiene un escollo que todavía puede frenar su aplicación definitiva: el más que previsible recurso ante los tribunales por parte de Ecologistas en Acción ante la permisividad que se contempla de seguir explotando la actual cantera de la Sierra de Esparteros.

    Preguntado por este aspecto, el Delegado de Urbanismo, Ignacio Cala, señalaba que “hay organizaciones que han planteado esos recursos contra el PGOU de Morón, y lo han presentado antes de la aprobación provisional, y el TSJA ha dicho que no es el momento para hacer esa impugnación”. En este sentido, Cala aseguraba que “solo podemos decir que el PGOU de Morón ha seguido las directrices que ha dicho la Junta de Andalucía. Nosotros hemos hecho el procedimiento de evaluación medioambiental estratégica, lo hemos hecho. Pero determinados colectivos ecologistas, dicen que esa evaluación medioambiental no es correcta. Nosotros la hemos hecho tal y como nos ha dicho, por un Decreto Ley, la Junta de Andalucía. Si luego viene un tribunal, eso ya es una hipótesis que no podemos analizar en estos momentos”.

    Y es que para el Delegado de Urbanismo, con el PGOU aprobado se le otorga “la mayor protección que se le puede dar a la sierra de Morón. Nuevos yacimientos de extracción de piedra no va a haber, porque el PGOU lo prohíbe”. Eso sí, “cosa distinta es con los existentes, con los que tienen autorización administrativa. Protegemos para que no pueda haber más canteras en la sierra, pero no podemos impedir el desarrollo de una actividad que cuenta con las correspondientes licencias”, y remataba Cala afirmando que “la sierra de Morón de la Frontera con el PGOU queda protegida para el futuro, y eso lo reconocerá todo el mundo”.

    La enmienda de AMA Morón

    AMA Morón por su parte llevaba al Pleno una enmienda al PGOU en la que se pedía que las 96 alegaciones realizadas en referencia a la actividad minera en la sierra de Esparteros fuesen estimadas. “Estas alegaciones lo que solicitaban es que el Ayuntamiento de Morón de la Frontera cumpla con su obligación de conservar proteger nuestra sierra frente a las actividades que la degradan, y cumpla con su deber de establecer en el PGOU normas urbanísticas claras e incuestionables que impidan la destrucción de su suelo, de su subsuelo, de su paisaje y de los hábitats naturales que albergan una gran diversidad de animales y plantas”, enunciaba el portavoz del partido independiente, Isidoro Ignacio Albarreal, quien también hacía referencia a la alegación presentada por AMA Morón tras la anterior aprobación inicial del PGOU en 2014, y que estuvo apoyada por 4.440 firmas recogidas por la Plataforma “Salvemos Esparteros”.

    Para Albarreal, ni el mismo equipo redactor del PGOU entiende “por qué se pide que se proteja un espacio que viene definido como suelo no urbanizable de especial protección”, pero reconocía que en el caso de la cantera, se señala que no se puede prohibir una actividad que ya tiene licencia previa por parte de la Junta de Andalucía. Una licencia concedida en febrero de 2014 por parte de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo y que autorizaba la explotación minera por otros 30 años más, eso sí, estableciendo “una serie de condicionantes ambientales que tienen la consideración de cláusulas resolutorias y que, en caso de incumplimiento, llevan aparejada la caducidad del derecho minero”. Es decir, tal y como declaró en su día la entonces Consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano, la licencia está condicionada a las “labores de restauración de manera simultánea a las labores de extracción”. Un proyecto de restauración el presentado por la empresa propietaria de la sierra, SIDEMOSA, que la Plataforma “Salvemos Esparteros” calificó de “ridículo”, y añadían en un comunicado que “no estamos ante una restauración seria, sino ante el resultado de un proyecto poco creíble, dotado de un presupuesto claramente insuficiente para restaurar una cantera de estas dimensiones y que, en absoluto, puede considerarse una auténtica restauración”.

    La concesión de esta nueva prórroga a la cantera respondía, según señaló el portavoz de AMA en el Pleno de la pasada semana, a un “juego de trileros en el que se ha burlado la normativa urbanística”, y recordaba que en la adaptación de las leyes urbanísticas de Morón a la LOUA (Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía) publicada en 2012, se reflejaba la prohibición de actividades extractivas en suelos de especial protección medioambiental, como es el caso de la sierra. Al respecto, Albarreal acusó al Alcalde de “esconder” estas normas urbanísticas actualizadas en 2012 y un informe del arquitecto municipal a la hora de tramitar, por parte de SIDEMOSA, la prórroga a su actividad minera. “Por tanto”, añadía Albarreal, “la Junta de Andalucía otorgó una nueva autorización ambiental omitiendo la información urbanística”, algo que confirmó el Defensor del Pueblo Andaluz, quien aseguraba en un escrito de 2015 que “esta omisión de los aspectos urbanísticos en el informe municipal es interesada y con ella se trata de ocultar la realidad del suelo que está afectada por el proyecto” de la cantera.

    “Es decir, el juego de trileros es que desde el Ayuntamiento no se le da una información a la Junta de Andalucía, que no se quiso enterar tampoco de esa información, y esta concede una autorización en contra de la normativa urbanística municipal, y ahora se dice que no se puede prohibir la actividad en la cantera porque ya tiene las autorizaciones mineras y entonces habría que indemnizar a la empresa” concluía Albarreal, quien declaraba que con el rechazo a la enmienda presentada por su grupo se avala “la destrucción por los próximos 30 años de la sierra de Esparteros, y eso es un hecho histórico en Morón. Va a quedar constancia que es este equipo de gobierno y sus concejales los responsables de la destrucción de la sierra”.

    El propio Juan Manuel Rodríguez quiso contestar en el Pleno a la acusación realizada por Albarreal, y le recordaba que si bien no aportó dicho informe municipal a la Junta de Andalucía, sí se le dio copia al grupo AMA, quien lo aportó en su alegación. “Nosotros no aportamos a la Junta lo que no nos pidió. Y aun así, viendo esa información que dice AMA que ocultamos y que aportaron ellos, la Junta resuelve lo que ha resuelto, algo que está judicializado y un juez dirá si hizo bien o no hizo bien” añadió el Primer Edil. Albarreal contestaba al Alcalde declarando que la Junta “tenía la decisión ya tomada” y por ello “no quería” que se le enviara desde el Ayuntamiento el informe, y aseguraba que “la información válida para un organismo es la que se recibe de otro organismo, no de la ciudadanía”.

    Debate plenario

    Izquierda Unida fue el único partido que apoyó la enmienda presentada por AMA. En palabras de su portavoz, Marina Segura, “es una incoherencia y es un sentido el tratamiento que tanto el equipo redactor del PGOU como este equipo de Gobierno le están dando a la sierra de Esparteros, porque entendemos que no se puede reconocer la importancia que tiene un medio natural y defender su protección, y a la misma vez, permitir su destrucción a través del permiso de actividades de extracción”. Segura recordó que en el mismo PGOU se reconoce que la sierra está catalogada como de interés medioambiental, es un hábitat de interés comunitario, un hito visual, iconográfico y paisajístico, reconoce su importancia morfológica como refugio para la flora y la fauna, “y el mismo plan habla de la necesidad de proteger el acuífero existente”.

    “Nosotros estamos totalmente en contra de este permiso, porque creemos que esas autorizaciones a esas actividades extractivas son absolutamente ilegales. Todo sabemos en qué condiciones la Delegación Territorial de Medio Ambiente, que actúan como verdaderos terroristas medioambiantales, cómo ha dado esa licencia y esa autorización, en contra de las normas urbanísticas de nuestro municipio y con la pasividad y la complicidad del Partido Socialista, no solo de Morón, sino de la Junta de Andalucía”, añadía la portavoz de IU. “No se puede proteger una cosa, y permitir que se destruya a la vez”, apuntaba Segura, quien afirmó que “esto obedece a una decisión política de velar por los intereses particulares de la familia Siles, y no por el interés colectivo de todo un pueblo”.

    Por parte del PP, Antonio Ramírez declaraba sobre la enmienda de AMA Morón que “no es cuestión de monopolizar un asunto tan importante como es el de la aprobación del PGOU que va a marcar el futuro desarrollo urbanístico de Morón para los próximos 25 años, con un asunto como es el de la sierra”. Ramírez justificó el voto en contra del Partido Popular al considerar que “es un tema que aquí se ha debatido infinidad de veces en este Pleno. Creemos en el desarrollo de un pueblo, creemos en las actividades que generan riqueza y empleo en nuestra localidad, y creemos también en el plan de restauración que en su día la empresa, cuando estuvimos gobernando, nos puso encima de la mesa”. El portavoz popular lanzó también la pelota al tejado de la Junta de Andalucía, señalando que el Gobierno Andaluz “es quien tiene las competencias con respecto a las explotaciones mineras. Sí, la licencia de actividad es importante y la tiene que dar el Ayuntamiento de Morón, pero evidentemente, si tiene el beneplácito de la Junta, no es que podamos hacer poco, pero ellos son los que tienen la mayor responsabilidad”.

    Por su parte, el portavoz del PSOE, Ignacio Cala, aseguró en el transcurso del debate plenario que el equipo de Gobierno está “convencido que este Plan General, en el apartado de la Sierra de Esparteros, lo que hace es proteger en el futuro ese bien patrimonial que tiene Morón de la Frontera” y añadía que “estamos convencidos que este plan apuesta por la protección total de la sierra, esa protección va a ser para el futuro y jamás ha estado la sierra tan  protegida como lo está con la aprobación definitiva de este PGOU”.

    Isidoro Ignacio Albarreal apuntaba en su intervención que la licencia concedida a la empresa SIDEMOSA  contempla la excavación de unos 40 metros en el subsuelo de la cantera, pudiendo afectar así al acuífero que se encuentra bajo la misma, “esa es la restauración que van a hacer”. El portavoz de AMA añadía que  “si  ese es el máximo nivel que ustedes entienden de protección de la sierra de Esparteros, es que tenéis los niveles muy bajitos”, y cerraba su turno de palabra afirmando que “si la votación fuese secreta, estamos convencidos que la enmienda salía adelante”.

    Foto: Cedida

    Compartir