La probabilidad de lluvia impidió que San Juan Bosco realizara su salida procesional

    El pasado viernes estaba prevista la salida procesional de la imagen de San Juan Bosco como culmen de los cultos que había llevado a cabo durante esa semana la familia salesiana al que es su fundador. Sin embargo, llegadas las 6 de la tarde (hora prevista para dicha salida), y dada la probabilidad de lluvia, los organizadores decidieron no realizarla. Tras esta decisión, la Iglesia de María Auxiliadora permaneció abierta para los interesados que quisieron acercarse a ver la imagen, a la cual tocaron varias marchas la banda presente para el evento procesional, la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús Nazareno de Arahal.

    En este sentido, el director del colegio Salesiano, José María Santos, explicó que “el pronóstico que nos daban era que sobre las 7 de la tarde había probabilidades de lluvia. Un chaparrón parecido al que ha habido hace una hora. Nosotros no estamos hablando de una Hermandad que tiene una capacidad organizativa, nosotros estamos hablando de una procesión de Don Bosco donde lo fundamental son los padres con los niños, ese es nuestro cortejo. Hay que añadir también la campaña que estamos haciendo con este paso, lo que conlleva que llevemos de costaleros a antiguos alumnos y jóvenes y eso también supone un riesgo ante un resbalón. Ante esa situación hemos decidido, doliéndonos mucho, que Don Bosco no salga este año por las calles de Morón”.

    Así, según añadió, “nos hablaban de la posibilidad de que el viento estaba soplando a 18 km/h y se esperaba que, en breve, alrededor de las 7, llegara a subir hasta 30 km/h. Con una doble consecuencia: se lleva las nubes o trae otras nuevas. Entonces no era claro el pronóstico”.

    A este respecto, Santos indicó que “Don Bosco está con los jóvenes de Morón. Esta iglesia todos los días permanece abierta de 7 a 8 de la tarde, aparte de la Eucaristía que está los sábados y los domingos (a las 8)”.

    En otros años esta imagen ha salido los sábados. Preguntado sobre si se habían planteado un posible cambio de fecha, el director indicó que “la organización que tenemos en este sentido es muy complicada. En Semana Santa todo está en función de la salida de los pasos, pero nosotros con una antelación de 15 días tenemos que avisar al Ayuntamiento, preparación de las calles, etc. Entonces, provocar un freno mañana y volver otra vez a solicitar la situación era un poco complejo”. De este modo, señaló que “no tenemos una capacidad organizativa de relación donde poder avisar a los padres, entonces cualquier cambio de día supone una dificultad añadida. Y, sobre todo, no queremos crear una situación de molestia en las calles de Morón”.

    Compartir