La delegación de Festejos califica de “muy buena” la aceptación de las nuevas casetas del real de la Feria

    Morón de la Frontera puso ayer el broche final a su Feria de septiembre con los tradicionales fuegos artificiales, que como siempre tuvieron lugar a las 12 de la noche en el Polideportivo Alameda, aunque todavía quedaría ambiente y algo de fiesta por las casetas del real.

    Un real que ha tenido “muy buena aceptación de las nuevas incorporaciones de casetas”, según declaró el delegado de Festejos, Manuel Escalante. Recordemos que este año se ha reducido la Caseta Municipal (de 1.200 metros a 800 metros), dando lugar a que la Feria contara 34 casetas (el año pasado había 30).

    “Tenemos que felicitarnos todos tanto por el éxito de la compenetración que ha habido por el espacio, como por la gente que lo ha ocupado”, aseguró Escalante, quien además quiso “agradecer la colaboración que en todo momento han tenido con esta delegación y también con la Policía”.

    En cuanto a incidencias, se ha vivido una Feria “muy tranquila, con las pequeñas cositas normales de un fin de semana cualquiera”. En el caso del Mercado del Ganado se han producido dos incidencias. “Uno, la caída de una persona de un caballo sin consecuencias; y otro, un incidente de un perro que estamos estudiando”.

    Con respecto a la acogida del público, según las palabras de Escalante, ha habido “mucha afluencia”, algo que también se ha visto en la XII edición del Mercado del Ganado, donde el delegado atendió a los medios de comunicación. “Vuelve a estar un día más lleno en horario de mañana. La caseta está a tope, hay mucho público”, concluyó.

    Compartir