La clausura ayer de un bar en los Caños de Aranda se produce por «no tener autorización para montar veladores»

    En la tarde de ayer lunes 11 de mayo, la Policía Local de Morón de la Frontera procedió a la clausura de un bar ubicado en la céntrica calle Caños de Aranda tras recibir varios avisos por parte de vecinos de la localidad que, entendían, no se estaban respetando las distancias de seguridad y las condiciones recogidas en la Fase 1 de desescalada por la pandemia del coronavirus.

    Según ha informado la Delegación de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Morón, la Policía Local recibió diversas llamadas alertando sobre la cantidad de personas que se daban cita en las mesas situadas en la puerta del establecimiento, indicando que, presuntamente, no se estaba cumpliendo del todo la normativa publicada por el Gobierno de España en la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, “para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional”, concretamente las referidas al sector de la hostelería y restauración.

    moroninfo-mar17

    La Delegación de Seguridad Ciudadana todavía no ha facilitado el contenido del informe por lo que se desconoce si queda probado el incumplimiento de la normativa o no. En el día de ayer circularon varias imágenes en Facebook en las que se podía observar a la clientela de dicho bar, algunos de pie y otros sentados en taburetes, reunida en pequeñas mesas altas, separadas prudencialmente entre ellas pero sin guardarse distancia de seguridad entre los usuarios que ocupaban cada una de las mismas. También se observaban clientes consumiendo en la puerta sin ocupar ninguna de dichas mesitas ni taburetes.

    Sin autorización para “montar veladores”

    No obstante, desde la Delegación municipal, que es quien dio el aviso de la clausura a los medios locales, no confirman que haya propuesta de sanción en este sentido. Lo que sí que se ha indicado a este medio es que la clausura se produce por “no tener autorización para montar veladores”. También se añade desde el Ayuntamiento moronense que este establecimiento es “reincidente en varios temas y denuncias”, y que de momento el bar permanecerá cerrado hasta que se regularice la situación del velador y se adapte a las nuevas circunstancias.

    Además, fuentes de la Delegación de Seguridad Ciudadana apuntan que los agentes de la Policía Local que acudieron al establecimiento “advirtieron” al personal del bar “hasta en tres ocasiones”, hasta que finalmente decidieron cerrarlo.

    ¿Qué dice la normativa?

    El debate está servido. En el día de ayer ya se publicaron diversas noticias sobre el incumplimiento en toda España de la nueva Orden SND/399/2020 lanzada por el Gobierno de España para comenzar a servir en veladores de bares y restaurantes.

    Según el texto publicado en el BOE el 9 de mayo, en el Capítulo IV, “Condiciones para la reapertura al público de terrazas de los establecimientos de hostelería y restauración”, se indica claramente que “podrá procederse a la reapertura al público de las terrazas al aire libre de los establecimientos de hostelería y restauración limitándose al cincuenta por ciento de las mesas permitidas en el año inmediatamente anterior en base a la correspondiente licencia municipal. En todo caso, deberá asegurarse que se mantiene la debida distancia física de al menos dos metros entre las mesas o, en su caso, agrupaciones de mesas”.

    También se indica que “la ocupación máxima será de diez personas por mesa o agrupación de mesas. La mesa o agrupación de mesas que se utilicen para este fin, deberán ser acordes al número de personas, permitiendo que se respeten la distancia mínima de seguridad interpersonal”.

    En este sentido, en la normativa se refiere, en varias ocasiones, a la “distancia mínima de seguridad interpersonal” en los siguientes términos: “en todo caso, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del COVID-19, y, en particular, las relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de, al menos, dos metros, o, en su defecto, medidas alternativas de protección física, de higiene de manos y etiqueta respiratoria”.

    Si esa “distancia mínima” de 2 metros se debe cumplir o no entre los clientes que ocupen una mesa de velador o terraza es algo que no está del todo claro, si bien lo que sí se interpreta es que no se puede exceder el número de personas indicado en torno a dichas mesas. Es decir, que en una mesa para 4 personas no pueden sentarse a consumir 8. De todas formas, siguen siendo interpretaciones dudosas de unas normativas que poco a poco se van aclarando entre clientes y hosteleros. Unos profesionales que, después de 10 semanas, han podido levantar la persiana y retomar, a cuentagotas, una actividad que se enfrenta a una de las mayores crisis del sector que se recuerdan.

    moroninfo-mar17
    Compartir