La Asamblea Feminista de Morón terminó los actos relativos al 25N con una concentración y una performance

    El pasado viernes la Asamblea Feminista de Morón realizó una concentración y performance en la Plaza del Ayuntamiento como modo de clausurar la semana del 25 de noviembre, Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres.

    En dicha concentración, una portavoz de la asamblea leyó el manifiesto que se había preparado para este 25N.

    moroninfo-mar17

    En este texto la asamblea menciona “dos reivindicaciones importantes: Una, la necesidad de recursos suficientes para atajar la radicalización de la violencia contra las mujeres. Otra, la de destacar el alarmante uso de la prostitución en nuestro país”.

    En este sentido, indica que “hasta el momento las palabras que hemos utilizado para explicar el origen de los cientos de muertes de mujeres en manos de sus maridos, parejas y exparejas era patriarcado y machismo. Hoy venimos a añadir otras dos palabras por las cuales están asesinando a las mujeres: recursos insuficientes”.

    Así, exponen que “los golpes, las muertes, las violaciones, las humillaciones, el acoso hacia las mujeres, existe porque el sistema es de dominancia masculina. La supremacía del varón sobre la mujer es defendida por los varones en todos los ámbitos donde prevalece su estatus. Pero a eso le sumamos que, aún en consciencia de esa situación, las políticas públicas destinadas a prevenir y actuar en los casos en que las mujeres denuncian, carecen de presupuesto suficiente”.

    Esto quiere decir que “no existen los recursos necesarios para realizar las actuaciones que favorezcan la igualdad de oportunidades y la defensa de la integridad moral y física de éstas”.

    De este modo, critican que “sobran los protocolos, las pancartas y la publicidad institucional, y que faltan muchos recursos sociales y políticos. Con publicidad institucional no se reduce la violencia contra las mujeres. Con programas políticos presentados con corbatas y lazos violetas, pero sin cobertura financiera no se disminuyen las violaciones. Y que por muchos globos lilas que lancemos al cielo tampoco los maltratadores dejarán de incordiar, acosar, violar y asesinar. Lo que falta verdaderamente es credibilidad hacia las mujeres y apoyo económico desde las instituciones”.

    Así, “el pacto de estado tiene que estar suficientemente financiado. Los ayuntamientos tienen que dotar sus partidas presupuestarias para que se actúe en primera instancia, dado que es la administración más cercana”.

    A este respecto, señalan que “necesitamos recursos en atención social y alojamiento 24 horas, y un respaldo efectivo policial de guardia vigilancia, así como apoyo psicológico inmediato”.

    Por otra parte, matizan que “la renta mínima no puede llegar con un año de atraso y los planes de empleabilidad tienen que ser viables”.

    En definitiva, piden que “los recursos no sean simbólicos, sino que sean la pieza central de la protección a la mujer que ha decidido salir del círculo de la violencia machista”.

    Por otro lado, exponen que “otro freno con el que nos encontramos es la indolencia en las instancias públicas, miembros de partidos políticos, tribunales, comisarías, medios de comunicación, etc., al tratar estas denuncias dada la falta de confiabilidad que aún existe cuando una mujer cuenta y denuncia lo que sucede”.

    En este punto, reprochan que “venimos encontrando que las leyes son insuficientes, los tribunales retrógrados y las sentencias injustas porque sigue existiendo la credibilidad por razón de sexo y falta mucha formación de género en todas las instancias públicas”.

    Al mismo tiempo, “hemos evidenciado que los programas adscritos a los servicios sociales de Morón carecen de los fondos necesarios para ocuparse del tema de la violencia contra la mujer: vivienda y ayudas mínima de respuesta a la huida por agresión o abuso”. Por ello, piden al Ayuntamiento “que priorice las políticas que tienen que ver con la prevención y el auxilio a las víctimas de violencia de género”.

    En tercer lugar, manifiestan que “las mujeres somos mujeres independientemente del lugar donde estemos empadronadas, porque necesitamos los recursos públicos de atención social: alojamiento, comida, allí donde se produce la agresión. Porque las necesidades básicas del ser humano van con ellos independientemente del lugar de nacimiento o el censo del padrón donde estén inscritas”.

    A este respecto, indican que “la violencia destapada en los medios de comunicación es solo la punta del iceberg de las violencias recibidas por las mujeres en su día a día. El iceberg de la violencia de género, difundido por Amnistía Internacional, deja ver los distintos niveles de aceptación social y de impacto que van desde los chistes sexistas hasta el feminicidio”.

    Así, “la violencia de género que termina con el asesinato se conoce como feminicidio. Éste es el acto extremo de violencia contra las mujeres. Hoy van 90 mujeres de forma no oficial, y 52 de forma oficial. También tenemos sus víctimas, que son víctimas directas, los hijos e hijas: 23 huérfanos en lo que va de año, y un niño asesinado”.

    De este modo, “cualquier desequilibrio en equidad doméstica, laboral o social es una forma de violencia hacia la mujer porque está negando un futuro en igualdad y justicia, y la injusticia crea violencia”.

    Seguidamente, el manifiesto habla de “una forma de violencia normalizada en España, la trata y la prostitución”. “Esta Asamblea Feminista tuvo constancia este verano de un caso de trata y abusos sexuales en nuestro municipio”. “Así hemos podido comprobar la relación de violencia que existe entre la demanda de prostitución y la trata de mujeres, así como la vulnerabilidad que subyace en la mujer prostituida”, añade.

    A tenor de esto, el texto aclara que “España es el país europeo con mayor demanda de prostitutas pagadas y el tercero a nivel mundial. El 39% de los varones españoles ha pagado alguna vez por tener sexo. Esto hace que sea uno de los principales países de tráfico de mujeres y niñas. Así, existe una relación directa entre demanda de prostitución, explotación sexual y trata de mujeres”.

    Igualmente, critica que “en España no existe legislación sobre la prostitución. No sabemos cómo será la futura Ley. Conocemos que la postura actual de nuestro futuro gobierno es de abolir la prostitución, sin embargo, no se persigue ni multa al cliente”.

    Por ello, desde esta asamblea piden abolir la prostitución, “favoreciendo para ello la empleabilidad de las mujeres que por su situación económica y social se han tenido que dedicar a ello.

    Por todos estos motivos, desde la Asamblea Feminista de Morón, dedican “este 25 de noviembre a estas mujeres y niñas que llegan explotadas desde terceros países, y a las mujeres y niñas españolas que son prostituidas, y rechazamos cualquier uso de la prostitución”.

    Foto: cedida

    moroninfo-mar17
    Compartir