Inaugurada la exposición sobre el trabajo de la cal “En cal viva”

    En la tarde del viernes, en el Espacio Santa Clara, se inauguró la exposición que hace un recorrido por el trabajo de la cal y los caleros, “En cal viva”, una producción conjunta de la Fundación Fernando Villalón y el Museo de la cal. Además, se presentó el libro que, bajo el mismo título, cuenta más sobre la tradición de este oficio y de sus artífices. Al acto de presentación acudieron el Alcalde de Morón de la Frontera, Juan Manuel Rodríguez, Manuel Gilortiz, autor de las fotografías de la muestra, Isidoro Gordillo, de Gordillos Cal, y Carmen Montero.

    En declaraciones, el Alcalde reconoció que “hacía bastante tiempo que la Fundación Fernando Villalón no tenía la oportunidad de hacer una exposición con fondos propios. No se me ocurre mejor manera de volver a hacerlo”, y destacó la obra como “magnífica”. “De forma inmejorable, Manolo Gil ha sabido reflejar como buen conocedor que es de todo el mundo de cal”, añadió. Igualmente, adelantó que la exposición tiene la “ambición” de formar parte del circuito provincial de exposiciones itinerantes de la Diputación Provincial de Sevilla.

    En segundo lugar, Carmen Montero fue la encargada de explicar más sobre el libro, alegando que el mismo es “una muestra más de la importancia que tienen las publicaciones para divulgar conocimientos”. “Concretamente, “En cal viva” es un trabajo eminentemente antropológico, centrado en la elaboración de cal. Sus autores centran la atención en estos tesoros vivos que son los caleros”, agregó. En este texto, Gemma Carrera, técnica del Instituto Andaluza de Patrimonio Histórico (IAPH), “analiza el proceso de elaboración de la cal, haciendo especial hincapié en los conocimientos de estos artesanos, introduciendo en sus textos las historias de vida que ha ido rastreando en su investigación de años, incluyendo citas literales”. En los mismos términos, “las fotografías de Manuel Gilortiz, junto al incalculable valor estético, poseen un gran valor documental. Son fotografías etnográficas que cuentan una historia, la de un oficio milenario”. Una actividad de calero “que pervive gracias a personas como Isidoro Gordillo, otro de los autores de este libro, a la vez que protagonista. Isidoro aporta toda la sabiduría heredada de su familia, pero también investiga e innova”.

    Seguidamente intervino Isidoro Gordillo quien, en primer lugar, leyó una carta de Gemma Carrera, que no pudo estar presente en el acto. En la misma relata que cuando escribe de Morón y sus caleros, “siempre lo hago a través de ellos”. “Ellos me han contado mejor que nadie los secretos para descifrar una incógnita esencial: Cómo pasar de lo crudo, la piedra, a lo cocido, la cal. Una síntesis cíclica perfecta que ellos han aprendido a través de su experiencia en el marco familiar, alcanzando un conocimiento profundo y fundamental para contar y poder mantener parte de la historia material de la arquitectura andaluza”.

    Personalmente, Gordillo relató que el libro “es el primero que hemos hecho, y el primero que engloba todo lo que es el sentir, la cultura, la cal”.  “Cuando Manuel me lo propuso, era una cosa que queríamos con mucha ilusión. Cuando nos dieron alas, ya íbamos pensando cómo darle forma. Fue una responsabilidad muy grande el tener que contar las experiencias. Queríamos un documento que no fuese una simple herramienta de trabajo. Nosotros íbamos mirando más al punto de la cultura. Entendido que la cultura es el medio por el cual se va a generar el trabajo”, matizó. En el texto, el objetivo principal es el de “dar conocer lo que había detrás del calero”. “Creo que eso lo hemos logrado”, finalizó.

    Por último, Manuel Gilortiz quiso agradecer “a los caleros, al Ayuntamiento, a la delegación de Cultura, y a Agustín Barrera”, por su apoyo con el libro y la exposición. Sobre la misma explicó que cuenta con cuatro apartados: “la hornada, la cochura, la compostura, la cal. Contamos también con algunos lienzos de cal”. Para Gilortiz, “exposición y libro van muy de la mano”, y la muestra es “didáctica”.

    En ella se pueden ver diferentes paneles. “Hay un panel, que se ha salido de la exposición, llamado “La cal en África”. La cal de Morón se ha convertido en un referente internacional claro. Los hornos que se han construido en Turkana es el gran ejemplo. Hemos llegado a sentirnos súper orgullosos. Todo el trabajo que estamos haciendo está repercutiendo en el caso este para ayudar a gente que está muy necesitada. Los vamos a ayudar simplemente con la cal. Los ayudamos a que no beban agua contaminada, a que sus casas tengan un poco de cal, etc.”, argumentó a este respecto.

    En otro de los paneles, el de la introducción, “están los reconocimientos e inscripciones”. “Todos los reconocimientos que nos avalan son los que nos ponen en la situación que estamos. Desde 1993, ya está recogido en el Inventario de Arquitectura Popular de Andalucía”, nombrando en este caso más reconocimientos.

    Gilortiz terminó su intervención haciendo mención a otro proyecto del que forma parte el Museo de la Cal. “Hemos sido incluidos en los planes y programas educativos de la Consejería de Educación. Es un proyecto que se llama “Vivir y sentir el patrimonio”. Tengo que agradecer al IES Carrillo Salcedo, al CEIP El Castillo y al IES Fray Bartolomé de las Casas que hayan participado en este proyecto”.

    Esta exposición podrá verse hasta el 15 de octubre en los siguientes horarios: lunes, de 9 a 15 horas; de martes a viernes, de 9 a 15 horas y de 16 a 21 horas; sábados, domingos y festivos, de 9,30 a 13,30 horas.

    EXPOSICION EN CAL VIVA

    Compartir