“Entre la intimidad, el recuerdo y los fastos”, por José David García

    Imagen perteneciente a la salida procesional de 2018 (en 2019 la Hermandad se quedó sin procesionar a causa de la lluvia)
    Excelencia

    El año pasado recordaba los versos de Montesinos donde «la memoria escoge el lugar más corto para herirnos», y esta Semana Santa parece que la profecía vuelve a estar de moda.

    ¿Jueves Santos? Todos los del mundo. Pero otros así, rotundamente no. La mojigatería y falsa modestia de la «intimidad de la Iglesia», hace aún más hiriente la desmemoria o abandono de algo de tan aquí como la procesión pública de nuestros titulares. Necesitamos la Esperanza en la misma forma que la memoria necesita pasajes bellos. Este año tampoco rozará ninguna perinola el arco de la Compañía, ni tampoco veremos la recortada silueta del Cristo de la Expiración (el cual Illanes procuró en todo momento que fuera su mejor obra), revirando hacia Vicario entre humaredas de incienso. El enfriamiento de estos dos años lleva al desatino, a la pereza, a la desmemoria. Muchos niños de hoy, cuando entren en la edad adulta, recordarán aquellos dos infaustos años en que las capas de Nazareno estuvieron guardadas y cotizó más al alza que nunca el corcho. Este año tampoco servirán los callejeros del Aguaó y Brico Pinturas, que son dos -el que se usa, doblado y sufriente, y el que se guarda para la hemeroteca-, ni los cuadrantes en cartulina para que no destiña con el sudor.

    Este año nos toca hacer una lista (usted también puede hacerla) sobre los momentos que espera vivir en 2022, que aún se atina lejos e incierto. Yo, con el permiso de Vd. seguiré esperando, en la magnificencia del templo (que no la intimidad de la Iglesia), bajo la bonita fachada de los Jesuitas otro resurgir, cualquier otro que diste mucho de la veneración ordinaria. Espero, y ansío, que las próximas convocatorias sean las de verdad: aquellas que aúnan el gentío con el culto. Las que reúnen el trajeamiento o el costal con el rodillazo en el banco. El que señala en rojo el domingo de pregón para escuchar de una vez a D. Ezequiel Ríos. Si algo hemos aprendido en estos dos años es que el echar de menos no son sólo cosas de niños o cabezas enamoradas. Lo que sí, os voy a pedir un favor: que, aparte de hacer la lista, os cuidéis. Que si de verdad amáis la Fiesta seáis responsables. Recordar que el bien más preciado que puede tener una Hermandad son sus hermanos. No me gustaría volver a sentir la Semana Santa echando de menos caras conocidas en cualquier reunión.

    moroninfo-mar17

    ¿Jueves Santos? Todos los del mundo. Pero otros así, rotundamente no.

    VÍDEO 1 DE LA SALIDA PROCESIONAL DE 2018

    VÍDEO 2 DE LA SALIDA PROCESIONAL DE 2018

    moroninfo-mar17