El moronense Juan Cádiz le da un nuevo aire a “Speechless”, la última película que hará en nuestra ciudad

    moroninfo-mar17

    Todo estaba listo para “Speechless” se hubiera estrenado el pasado verano, pero la pandemia llegó en marzo y con ella el confinamiento domiciliario. Un confinamiento que hizo que las ideas fluyeran por la mente del joven director moronense Juan Cádiz, que dispuesto a aprovechar el tiempo en casa, le dio un nuevo aire “Speechless” incluyendo ella incluso hasta la temática del coronavirus.

    En este sentido, él mismo cuenta que “la película tenía un argumento principal que se empezó a usar antes de la pandemia, pero nos vimos afectados, como todo el mundo, por la misma y se nos cortó el tema del rodaje. Nos quedaban pocas escenas por grabar para terminar ya todo el rodaje”.

    Sin embargo, “durante este confinamiento que hemos tenido he tenido mucho tiempo para pensar cosas más innovadoras a la historia. Incluso he podido hacer que la historia cuente con la realidad que estamos viviendo, que es el coronavirus”.

    moroninfo-mar17

    Así, “una vez acabó el confinamiento hablé con mi equipo para decirles que había que acabar el rodaje, pero además que había que a añadir nuevas escenas porque ha cambiado el guion. Ellos me apoyaron”.

    De este modo, “hemos quitado algunas escenas de la versión principal y hemos añadido unas nuevas para esta nueva versión”. “Creo que la historia ha mejorado muchísimo más. Si yo le tengo que sacar algo bueno al confinamiento va a ser eso: que la historia ha mejorado”, aseguró al respecto.

    Con todo ello, el argumento de la versión renovada de “Speechless” es el siguiente: “Tenemos una niña, que es la protagonista principal, que se llama Lola. Esta niña, que vive sola con su padre, se vio afectada por esta pandemia. Su madre murió porque fue una de las contagiadas.

    Dado este caso, la niña, además de sentirse poco acogida por el padre, buscó el apoyo de los amigos, pues realmente muchas veces buscamos el calor de los amigos para ayudarnos a salir adelante.

    Ella buscó a tres amigos que ella consideraba muy importantes, pero se dio cuenta de que a veces hay gente que no conoce mucho el concepto de amistad, pues esos tres amigos le fallaron y solo hicieron empeorar su paz mental.

    Posteriormente, el padre trae un niño de acogida del Sáhara, que se llama Brahim. Cuando llega, Lola, al haber cambiado tanto su vida, ella no quiere tener más cariño con nadie, no quiere abrirse a nadie, porque ya está harta de las personas.

    Sin embargo, este niño llega con mucha amabilidad, con muchas cosas que no tenemos aquí, porque aquí tenemos muchos recursos materiales, pero carecemos de valores. Entonces Lola, al relacionarse con él, empieza a abrirse mucho y comienza a darse cuenta que existen personas buenas en el mundo.

    Por otro lado, detrás de toda esta historia hay algo paralelo que es la parte ciencia ficción de la película. Hay una trama en la que una serie de adultos está buscando algo que hay escondido tanto en el Castillo de aquí como en el de Los Molares por algo que ocurrió en el pasado.

    Estos adultos son una especie de secta, que se llama ‘La orden de los siete’, que va buscando algo que provocó el coronavirus. Digamos que aquí en esta película explicamos que el coronavirus ha sido una consecuencia del egoísmo de muchas personas”.

    Preguntado sobre cómo fue rodar durar durante la pandemia, Cádiz indicó que “somos personas amateur en esto. Cuando ya el gobierno dijo que los rodajes de cine estaban permitidos nosotros nos lanzamos. Te lanzas sabiendo que está la cosa cómo está. Sabiendo que tiene que haber medidas de seguridad, las cuáles hemos respetado desde el día uno”.

    De este modo, han tenido “rodajes con mascarillas para los ensayos y en el momento que hay que grabar nos la quitamos e intentamos que la distancia sea la justa y necesaria”.

    Así, afirmó que “no ha sido difícil, exceptuando a lo mejor dos momentos que ha tenido que haber un abrazo o un beso siempre hemos mantenido una distancia y no hemos tenido ningún problema”.

    Cuestionado sobre cuándo se podrá ver la película, señaló que “antes de que ocurriera todo esto estaba preparada para junio de este mismo año, pero con esto hemos tenido que aplazarlo, además de que hemos estado todo el verano grabando”.

    Por ello, estiman que “el estreno sea para principios de verano, pero eso es una especie de ilusión. Pero dadas las circunstancias que hay, que hay mucha gente que está esperando coger cita en el Teatro Oriente, no podemos saber a ciencia cierta cuándo podrá ser”.

    A colación de esto, y preguntado sobre si será ese estreno en el teatro (dadas las circunstancias actuales de reducción de aforos), mencionó que “daría pena porque es la última película que vamos a hacer aquí en Morón, porque después de esto queremos dedicarnos a hacer, como hace mucha gente, cortometrajes para poder concursar e ir sacando la cabeza del huevo”.

    En este sentido, aclaró que “ahora va a ser la última película que estrenemos aquí. No sabemos si más adelante volveremos a hacer algo para Morón, pero sería una pena que, siendo la última que hacemos, el aforo sea tan limitado, los gastos sean mayores, la gente tenga miedo de ir, etc.”.

    Con respecto a sus próximos proyectos, Juan Cádiz matizó la idea de concursar. “Al principio había gente que me dijo que me dedicara a concursar. Y por aquel entonces yo respondía que me gustaría, pero ni tenía recursos, ni tenía experiencia. Ahora, después de 5 películas, ya considero que tengo una experiencia. En cuanto a los recursos, se puede intentar hacer algo medianamente aceptable para poder concursar”.

    En última instancia, el moronense quiso recordar algunas de las colaboraciones con las que ha contado para realizar esta película: “Como siempre, el Ayuntamiento de Morón, que ha estado al pie del cañón. Ha apostado bastante por nosotros. Sobre todo, en esta Manuel Escalante lo ha hecho mucho porque nos ha dejado el Pozo Nuevo, por ejemplo, para hacer una escena de terremoto que ocurre en todo Morón y se ve cómo reacciona la gente que le pilla en esa calle. También el Castillo. Hemos grabado mucho allí. Hemos estado semanas en el Castillo. Por otro lado, tenemos una empresa, que se llama ATP Fotos, que han sido los que han podido hacer imágenes de dron, porque como se ve en el tráiler, hay incluso imágenes en las que se ven ciertas luces misteriosas, que realmente se han visto durante el confinamiento en todo el mundo y he querido incluirlas, y gracias a Tomas Pachner hemos podido hacer un montón de imágenes de drones de Morón del cielo”.

    VEA EL TRÁILER AQUÍ

    moroninfo-mar17