El corto de animación “Growing Leo (Leo creciente)” triunfa de la mano de dos moronenses

    Desde que en el año 2010 comenzara el proyecto, el corto de animación “Growing Leo (Leo creciente)” producido por “Beniwood Producciones”,  una empresa valenciana  nacida en 2004 y dedicada a la creación audiovisual, no ha parado de cosechar éxitos. Hasta finales de 2014, el corto ha sido premiado en concursos y muestras de cine como el XL Certamen Audiovisual internacional Liceo de Villagarcía, IX festival de Cine de Comedia de Tarazona y el Moncayo a “Paco Martínez Soria”, XIII Concurso de Cortometraje Ciudad de Castellón y el Certamen Nacional de animación ciudad de Antequera en el apartado de RTVA.

    Un trabajo de bella factura, muy profesional, empleando para ello las últimas técnicas de animación que nada pueden envidiar a las multimillonarias productoras americanas como Pixar o Deamworks, y en el que han jugado un papel fundamental dos moronenses: Rubén Mateo, licenciado en audiovisuales y bellas artes y actualmente residente en Madrid, que ha ejercido de guionista y director, y Miguel Ángel Muñoz, artista plástico responsable de la creación y el diseño de los personajes y fondos del corto.

    Moroninformacio.es ha entrevistado a ambos, y nos cuentan más detalles sobre el proceso de creación, los resultados que a tenido el corto, y futuros proyectos de estos dos profesionales de Morón que, cada uno en su ámbito, han desempeñado un trabajo sobresaliente cuyo resultado podéis ver al final de este artículo.

    Entrevista a Rubén Mateo

    Moroninformacion.es_ El cortometraje “Leo Creciente” lleva más de un año recorriendo festivales de toda la geografía española. ¿Dónde ha participado y qué resultados (crítica y público) ha obtenido?

    RubenRecortadaRubén Mateo_ La verdad es que la ha acogida ha sido bastante buena. Habrá sido seleccionado en unos 150 festivales y obtenido premio en 5 de ellos, tanto a nivel nacional como internacional. Su ruta por Europa, Asía y América ha sido algo que aún nos sorprende. Después de todo y, si tuviera que elegir un mérito, sería el de haber conseguido la medalla de bronce en el festival de Sapporo, Japón. No hay que olvidar que es una de las cunas de la animación contemporánea. Aunque haber estado en el festival de Málaga me hizo bastante ilusión. Por no hablar del premio RTVA a la mejor creación audiovisual andaluza. Salir en Canal Sur siempre gusta.

    MI_ El trabajo creativo ha sido arduo y ha durado unos años. ¿Cómo se ha gestado este proyecto?

    RM_ Todo proyecto parte de una idea. En este caso la idea primigenia iba a ser una webserie en la que un personaje tenía como compañera de piso una mosca cerda que comía y crecía de tamaño. Sí, ya lo sé, la idea es malísima. Pero curiosamente de aquí nació Leo. Escribí el guion y lo presenté a una subvención del IVAC. Finalmente me la concedieron y fue en ese momento cuando decidí llamar a Miguel Ángel Muñoz.

    MI_ La idea de involucrar a Miguel Muñoz, ¿es tuya?

    RM_ Sí, además, no lo dudé ni un momento. Junto con Francisco Benitez, todo lo que sé de dibujo y pintura se lo debo a él. Creo que bastó con una simple llamada para que ya, desde el minuto cero, nos pusiéramos a trabajar. Quedamos en Morón en su estudio y divagamos sobre cómo tenían que ser sus personalidades y fisonomías. Uno de los aspectos esenciales en la animación. Así, poco a poco fue Miguel Ángel dándole forma hasta llegar a lo que podemos ver en el corto.

    MI_ ¿Es tu primer trabajo audiovisual de este tipo? ¿Por qué animación?

    RM_ Sí, Leo era lo primero que hacía en este ámbito. Había hecho animaciones pequeñas para internet que se habían viralizado por la red. Pero nada comparable a lo que se me venía encima con Leo Creciente.

    Amo la animación porque me permite desarrollar todas esas áreas de las que me llevo nutriendo toda la vida. Aún recuerdo cuando de pequeño ponía el VHS en pausa y dibujaba la serie  “Bola de Dragón” mirando el televisor. Estudiar animación es estudiar la vida para tú crear después un mundo paralelo donde todo es posible. ¿No es maravilloso?

    Cortoleo2MI_ ¿Cómo ha terminado un moronense en Valencia liderando un trabajo como “Leo Creciente”? ¿Cómo llegas hasta la capital del Turia?

    RM_ Yo aún me lo pregunto. La verdad. La vida me sorprende cada día. Tras haber estudiado Bellas Artes no sabía muy bien qué hacer con mi vida. Me gustaba la pintura pero era malísimo así que había que pensar en otra cosa. Decidí estudiar Comunicación Audiovisual y al año siguiente me fui a Valencia con una beca. Lo que no sabía en aquel momento, es que era para quedarme. Tuve la suerte de vivir la burbuja de Valencia cuando se hacían spots y películas continuamente. No puedo decir lo mismo ahora. Encontré un jefe de la vieja escuela que aguantaba todos mis despistes, un director de Arte que ha trabajado con los mejores realizadores de este país, Rafa Jannone. Con él aprendí lo básico del audiovisual y poco a poco me fui formando en cada área de forma autodidacta. La gente fue confiando en mí como realizador y director. Hace dos años decidí dar el salto a Madrid. Mi etapa en Valencia había acabado, por así decirlo.

    MI_ Después del corto, ¿qué proyectos futuros tienes?

    RM_ Siempre tengo algo en la cabeza. Es algo que no puedes parar así como así. No obstante, al tratarse de tiempos tan largos hay que elegir muy bien el guion. En estos momentos tengo varios entre manos. Aún no ha ganado ninguno. Mientras tanto, me dedico a la publicidad y al videoclip. Un área que me gusta bastante por sus tiempos cortos y en la que cada proyecto es completamente diferente al anterior. Mi hobby y mi trabajo se unen por así decirlo.

    Entrevista a Miguel Ángel Muñoz

    Moroninformacion.es_ ¿Qué papel en el corto “Leo Creciente”?

    MiguelRecortadaMiguel Ángel Muñoz_ Mi función fue como diseñador, supervisor característico de personajes e ilustrador.

    MI_ Tu formación es fundamentalmente pictórica. ¿Ha sido fácil adaptar tus conocimientos y tu arte a la animación?

    MAM_ Aunque es cierto que mi formación fue pictórica al igual que Rubén y bajo la dirección del mismo maestro Francisco Benítez, siempre he sentido curiosidad por otras disciplinas artísticas tradicionales como la cerámica,  la escultura,  el mosaico o la escenografía. Pero, lo que nunca llegue a plantearme seria trabajar en formatos  digitales dentro de las artes visuales y mucho menos que aprendiese al lado de  quien una vez en lo tradicional fue alumno mío, es curioso. Sin renegar a nada entendí que era necesario ampliar el abanico de posibilidades que ofrece el arte visual general  reciclando mi visión en ese aspecto.CortoLEo1

    En cuanto a mi adaptación al arte de la animación,  no ha sido difícil aportar el conocimiento de la técnica del dibujo y el modelado en el sentido de que ya lo llevaba en mi equipaje, tan solo había que sustituir el lápiz, pincel o palillo de modelar por el teclado o el lápiz gráfico . El inconveniente venía  a la hora de dominar las aplicaciones de los sowarts 3D, ahí si supuso un reto, ya que soy patoso para eso del inglés, pero bueno siempre me ha sobrado constancia. Como primera experiencia en el mundo del cine, tengo que decir que con “Growing Leo”  ha sido divertida y enriquecedora.

    MI_ ¿Te han surgido nuevos proyectos creativos a raíz del corto?

    MAM_ Sí, he podido colaborar con la misma productora  valenciana Beniwood Productions  en otros proyectos, además de algunas creaciones de personajes para otros proyectos  particulares.

    MI_ ¿Qué otros trabajos e iniciativas tienes entre manos?

    MAM_ Siempre estoy en constante búsqueda y en elaboración de proyectos personales  bien dentro de las artes plásticas o dentro de mis posibilidades como la investigación en el plano artístico o cultural sobre temas que no se atienden y considero que son justos de atender.  Pero el romanticismo no se come, no dejo de ser consciente de la importancia que tiene el factor económico para el desarrollo de un artista donde siempre han de ir de la mano los medios que facilitar el hacer.

    Cuenten lo que nos cuenten, sabemos que estamos inmersos en un declive económico  donde no se salva ningún sector,  y  que va a ir a más.  No quiero que creáis que soy pesimista, intento ser realista. En el sistema actual del país en que vivimos ya dio a decir  todo lo que tuvo que decir, además de lo pobre que siempre ha sido el mercado cultura. Aunque quiero y me siento bien en mi tierra, veo que las circunstancias me empuja a mirar otros horizontes fuera de aquí y no hacia capitales que ya he explorado, ya no hay diferencias.  En los próximos meses puede que atienda las propuestas de trabajo de una multinacional de la tematización en otro país, del que espero que mi aventura  al igual que la de Leo tenga un final positivo.

    Antes de despedirme, quiero dedicar mi aportación en este trabajo a mis sobrinitas, las más bonitas: Isabel, Eva y Coral. ¡Esperamos que Morón disfrute de Leo Creciente!

    Compartir