El Barrio Santa María acogió a los carnavaleros que desafiaron al mal tiempo

    A pesar del mal tiempo del domingo 12 de febrero, la Tagarniná que se celebraba este año en el Barrio Santa María salió adelante gracias a la implicación de los 7 bares participantes y a la incansable afición carnavalera de Morón que desafió a la lluvia, el viento y el frío para poder escuchar a comparsas y chirigotas en su salsa, en la calle, por primera vez en este mes de febrero.

    TAGARNINA 2017

    Carpas, toldos, salones o cocheras servían para cobijar a las agrupaciones y a todos los que quisieron acercarse a escuchar y a vivir momentos únicos que, si bien no lucen igual que cuando brilla el sol, generan una comunión tan íntima y cercana que guardan la esencia del auténtico Carnaval: escuchar y sentir lo que se canta y devolverlo en forma de aplauso y cariño, la gasolina del carnavalero.

    Duro trabajo de la FEPAC y de los locales participantes para que todo transcurriese en orden y sin incidencias reseñables. Una fiesta carnavalera y también gastronómica, puesto que todos los que lo desearon disfrutaron, de forma gratuita, del tradicional guiso de tagarninas.

    Compartir