El Ayuntamiento deniega la Casa de la Juventud para la celebración del debate “¿Somos libres hoy en día?”

    Ayer lunes 8 de julio estaba previsto que se ofreciese en una de las aulas de la Casa de la Juventud, en los locales de la Huerta del Hospital, la charla titulada “¿Sómos libres hoy en día?”. Una charla que finalmente no se llevó a cabo, al menos no en el espacio público en el que estaba anunciada, según la organización, por el paso atrás del Ayuntamiento de Morón que, en la misma mañana de ayer, denegó por escrito la cesión del local cuando verbalmente se le había concedido hace unos días y había sido solicitado con el impreso correspondiente en el Servicio de Atención al Ciudadano (SAC) del Ayuntamiento el pasado viernes 5.

    Pablo Mora, un joven moronense estudiante de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Granada y uno de los impulsores de la asociación “Voceando por ti Morón”, un colectivo juvenil afín a VOX, fue el organizador del evento. Según Mora, la decisión del Alcalde de Morón, el socialista Juan Manuel Rodríguez, se ha visto influenciada por unas pintadas aparecidas en la mañana de ayer a las puertas del espacio donde se iba a celebrar la charla. “Ayuntamiento colaboracionista, fuera fascistas” era el grafiti pintado junto a un par de esvásticas tachadas en el suelo de fachada de la Casa de la Juventud, pintada que los ponentes y organización atribuyen a la extrema izquierda.

    moroninfo-mar17

    Ya desde hace días que las redes sociales se han llenado de comentarios sobre el evento, principalmente, por el cartel que presentaba, con algunos ponentes vinculados de forma directa al partido de extrema derecha VOX, pero también otros ponentes que han mostrado públicamente su independencia política. Un debate en el que se iban a abordar cuestiones como la Ley de Violencia de Género, la libertad de expresión, colectivos LGTBI, aborto o eutanasia, entre otros temas.

    Entre los participantes se encontraba Alicia Rubio, Vicesecretaria de Movilización de VOX; David Santos, youtuber famoso por sus críticas a la izquierda y abiertamente declarado seguidor del partido de Santiago Abascal; Antonia Alba, presidente de la asociación “Igualdad Real”, y José Carlos Valverde, escritor moronense y columnista de la Cadena Ser y de este medio, Morón Información. También estaba previsto que participase Yobana Carril, abogada que ha mostrado en medios como Intereconomía su disconformidad contra la Ley de la Violencia de Género, pero finalmente no acudió por motivos laborales. Además, Mora aseguró que también habían sido invitados representantes de todos los partidos de Morón, incluido Izquierda Unida – Podemos y AMA Morón, pero declinaron la oferta, así como a la Asamblea Feminista de Morón, “pero nos dijeron que con machistas no hablan”.

    “Hoy se han coartado todas las libertades constitucionales”, afirmaba Mora en la rueda de prensa ofrecida a los medios de comunicación en la Huerta del Hospital a la hora que estaba previsto que comenzara el debate y al que acudieron varias decenas de personas. El joven moronense aseguró que el objetivo de la charla era “alentar al debate sano” y afirmó que no era un debate político. No obstante, finalmente se tuvo que celebrar en una instalación privada y a puerta cerrada, por lo que considera que la actitud del Ayuntamiento ha sido “propia del caciquismo y de totalitarios”. “Yo siempre estaré con la libertad”, añadía el organizador, pero se lamentaba por las críticas recibidas en las redes sociales desde que se anunció el debate, asegurando que “nos han dicho que nos muramos, que no merecemos vivir en este mundo, que somos unos fascistas”.

    Local denegado

    Pablo Mora aseguraba que después de probar en otras instalaciones municipales como en la Casa de la Cultura y encontrar múltiples problemas para reservar espacio, finalmente en la Casa de la Juventud se iba a celebrar la charla y que verbalmente le habían autorizado. Mora contaba que “esta misma mañana me entregaron las llaves del local para colocar las sillas y prepararlo todo” pero sobre las 11, la técnico de Juventud avisó que se le había denegado el local. Inmediatamente pidió explicaciones al portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Ignacio Cala, indicando que si se han celebrado otros debates, en este caso políticos, en espacios públicos, no entendía el motivo por el cual se le denegaba a su asociación la celebración de este acto. Según Mora, “por lo que me contestó Cala entendí que para él la libertad es para unos sí y para otros no”.

    A las dos horas le llega a Mora una carta firmada por el Alcalde en la que se le decía que “sobre dicho acto no consta conocimiento de una solicitud formal por parte del responsable de la delegación municipal correspondiente”, algo que el solicitante desmintió mostrando el escrito presentado el pasado viernes en el mismo Ayuntamiento.

    La opinión de los ponentes

    Los ponentes asistentes quisieron mostrar su opinión por lo ocurrido. Antonia Alba se preguntaba si de verdad existe libertad en Morón “cuando nos han quitado la sala el mismo día” y añadía que “la coherencia no tiene ningún color político”. Para Alba lo sucedido es “una canallada” y añadía que “cada uno podemos tener nuestros puntos de vista totalmente distintos, podemos argumentar y cada uno al fin y al cabo decidirá lo que considere en función a lo que vive, pero que nosotros no podamos hablar porque a otros no les guste lo que podemos decir, si tanto miedo había en lo que se podía hablar, ¿por qué nadie ha aceptado la invitación?”.

    Por su parte, Alicia Rubio era la segunda vez que venía a “Morón de la Censura, porque tanto esta vez como la anterior a mí no me han dejado hablar. ¿Hay libertad? No, en España no hay libertad y doy fe de ello. Aquí ha sido dos veces pero tengo un currículum de situaciones lamentables en las que a última hora se nos retiraba la sala con acusaciones ridículas”. La responsable de VOX apuntaba a un “caso posible de prevaricación. Se están utilizando los espacios públicos para las cosas que a determinados partidos políticos les interesa. Y esto lo hemos pagado todos”, y afirmaba que lo ocurrido era “censura preventiva, que solo las hay en las dictaduras, y si yo o alguno de mis compañeros vamos a decir algo constitutivo de delito, lo normal en una democracia es que te dejen hablar, y una vez se hable, entonces de forma posterior es cuando se hacen las denuncias”.

    David Santos aseguraba por su parte que “queda retratado que no hay libertad de expresión en este país, la izquierda totalitaria no quiere dialogar ni escuchar a las personas que son disidentes con sus ideas y las personas que tienen ideas de centro o de derecha parece que son unos apestados, y sin embargo yo estoy seguro que si hubiésemos venido aquí con esteladas o representando a Bildu nos habrían abierto las puertas de par en par y nos hubiesen puesto una alfombra roja”. El youtuber afirmaba que “no podemos decir lo que pensamos, hay una serie de temas tabú que no se pueden criticar, y eso es intolerable en una democracia”.

    Por último, el moronense José Carlos Valverde indicó que “la lectura que se le está dando a esto es que con las presiones, con los escraches, con las pintadas que vemos ahí, con el miedo, con ataques violentos y con situaciones deleznables como esta, con linchamientos en las redes sociales, tergiversando y malintencionado, lo que estamos dando a entender es que así consiguen lo que quieren”. Una “justicia paralela y fuera de la legalidad con la que se consiguen las cosas, y eso en una democracia es muy peligroso”.

    moroninfo-mar17
    Compartir