Comienza la programación de actividades previas al Gazpacho con la inauguración de dos exposiciones en el Espacio Santa Clara

    En la tarde de ayer se inauguraron, en el Espacio Santa Clara, dentro de la programación de la 54ª edición del Festival Flamenco Gazpacho Andaluz, dos nuevos proyectos expositivos. Por un lado, la exposición fotográfica “Memorias de los Festivales Flamencos”, de Ramón Amaya. Por otro lado, la muestra “Sentimientos”, de David Vaamonde. Ambas podrán verse hasta el próximo 28 de julio.

    En declaraciones, la delegada de Cultura y Turismo, Rosi Andújar, explicó que “hemos querido que el arte se una al flamenco en esta programación de actividades. “Sentimientos” refleja precisamente ese sentimiento hacia el flamenco más hondo a través de 17 esculturas que presentamos en una primera parte de este proyecto expositivo”.

    moroninfo-mar17

    En segundo lugar, “‘Memorias de los Festivales Flamencos’ es un recorrido por los festivales más importantes de la baja Andalucía, como es el ‘Potaje’, la ‘Cararolá’, o el propio Festival Flamenco Gazpacho Andaluz. Lo hacemos con fotografías de un importante fotógrafo, como es Ramón Amaya”.

    Así, la delegada quiso agradecer “tanto al Instituto Andaluz del Flamenco, que es quien nos ha cedido “Sentimientos”; como al Ayuntamiento de Lebrija; esta cesión de proyectos expositivos, este intercambio del flamenco entre pueblos y este trabajo de coordinación que de alguna forma estamos haciendo con administraciones y con los propios ayuntamientos de la provincia en un proyecto que nos une dentro del flamenco”.

    Por su parte, Ramón Amaya explicó que lo que se puede ver en la muestra son “fotografías de aquella época” (concretamente del año 88 al 92). Con este tipo de fotos lo que yo intento es expresar y hacer ver lo que allí está ocurriendo en ese momento sin letra, solo con imágenes. Eso ha sido el tema mío siempre. Yo no valgo para escribir, lo mío va a través de la imagen y la imagen está mostrando en ese momento lo que está ocurriendo”.

    En este sentido, Amaya recuerda que en aquel entonces la fotografía “era en blanco y negro, era con carrete. Tenías que saber lo que hacías. No es como ahora que haces una foto y si no te gusta la borras. Tenías que trabajar sobre seguro. El carrete había que mirar por él porque valía dinero. Después, meterte en el cuarto oscuro”.

    Igualmente, refirió que él trabajaba en un periódico junto con el crítico Manuel Martín Martín. “Él iba de crítico y yo de fotógrafo. Durante esos cuatro veranos le cubrí yo los festivales flamencos al Diario 16”.

    En cuanto a cómo llega a realizar este proyecto, el autor indica que él “se dedicaba a la fotografía. Además, tenía un laboratorio de fotografía en blanco y negro medio industrializado que le trabajaba a las tiendas de Sevilla. A raíz de ahí, mi primo me dijo que había un crítico que necesitaba un fotógrafo. Le habló de mí, me puse en contacto con él, yo pedí lo que quería y el periódico me lo dio. Así es como empiezo yo en el flamenco (año 89)”.

    Sobre qué hay que tener en cuenta para fotografiar bien el flamenco, expone que “si conoces al artista sabes más o menos su forma de actuar, sus gestos. Pero cuando vas a fotografiar un artista que no has fotografiado nunca, estúdialo primero”. De este modo, reconoce que “el secreto de esto no es más que estar con la cámara en la cara pendiente y ver si se produce el momento para capturarlo”. Aparte, “a mí particularmente me gusta la fotografía y me gusta el flamenco, entonces este es el resultado”.

    En tercer lugar, tomó la palabra Araceli Pardal, web Lebrija Flamenca, quien aclaró que “la exposición “Memorias de los Festivales Flamencos” surge como una colaboración de la web Lebrija Flamenca con la ‘Caracolá’. Ahora es una colaboración de la ‘Caracolá’ con el Gazpacho, cosa que nos agrada mucho”.

    Así, señaló que “surge porque Ramón Amaya es un fotógrafo amigo de nuestra web, trabajamos juntos, nos encontramos en diferentes espacios de flamenco, etc.; y nos damos cuenta de que lleva 30-40 años trabajando, pero nunca ha hecho una exposición, no se había preocupado él en enseñar su trabajo. Entonces, nos llamó mucho la atención y nos pareció muy interesante rescatar esos archivos de Ramón. Tiene muchísimo más, pero hubo que acotar”.

    En concreto, “son los festivales flamencos en sus mejores años. Los artistas son los más clásicos, los más eternos. Decidimos el formato, que tuviera esta forma de tríptico para enseñar tres miradas a la vez. Lo propusimos en la ‘Caracolá’ y el Ayuntamiento de Lebrija nos apoyó, y eso es el resultado de esta exposición”.

    En última instancia, Pardal reconoció que “es una exposición muy versátil. Podría recorrer todos los pueblos de esta geografía flamenca”.

    moroninfo-mar17