Ciudadanos Morón denuncia “ocultismo” y un “dedazo” en la retirada de su candidatura desde Sevilla

    Ciudadanos Morón decidió finalmente hablar. Las especulaciones sobre lo que pasó el domingo pasado, en plena jornada electoral, eran lo más comentado del lunes, más incluso que los propios resultados de las Generales. Al menos en Morón, puesto que, sorprendentemente, la noticia no ha tenido mucho recorrido fuera de nuestro municipio.

    Las informaciones sobre la retirada, por parte de la dirección en Sevilla, de la candidatura que la agrupación local había presentado para las municipales de mayo corrían como la pólvora y dejaron sorprendidos a propios y extraños. Los primeros, los propios miembros de Cs Morón que todavía, a día de hoy, no tienen una explicación oficial de su partido sobre los motivos de tan polémica decisión. Entonces decidieron guardar silencio, mantener la prudencia que les ha caracterizado en estos cuatro años de trabajo, pero el jueves tocó explicar a la ciudadanía, a sus simpatizantes y votantes (obtuvieron 2.233 votos el domingo en Morón) cómo se desarrollaron los hechos previos hasta desembocar en lo vivido el 28 de abril.

    moroninfo-mar17

    Una jornada complicada para los que componen esa lista que ya no concurrirá el 26 de mayo a las municipales. En este sentido, desde Ciudadanos Morón han querido aclarar que en ningún momento hubo orden de retirar a los apoderados de las mesas electorales, como así ocurrió. Fue decisión propia de la mayoría de apoderados y apoderadas retirarse y acudir al Juzgado para tratar de resolver su situación al enterarse de lo ocurrido. Y se enteraron no por el partido, sino por otra persona ajena a Ciudadanos quien avisó que el domingo su candidatura ya estaba retirada, algo que desconocían por completo al inicio de la jornada electoral.

    Jesús Álvarez, el coordinador de Cs Morón, acompañado por otros tres compañeros, Pascal Ambos, Eva Olmo y Luis Antonio Luna, ofreció una extensa rueda de prensa en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Una localización “simbólica”, puesto que precisamente ninguno ocupará desde junio esos sillones por una decisión de partido que siguen sin entender. No obstante, aseguran que el tema lo han trasladado al comité de garantías de Ciudadanos, y siguen esperando una explicación pormenorizada de los motivos.

    Según Álvarez, por el momento, la única comunicación recibida desde Sevilla es un mensaje de Whatsapp de la responsable provincial, Mar Hormigo, en el que “nos dice que nosotros mostramos nuestra disconformidad por un movimiento que hubo, por parte de ella, en nuestra lista, y ese malestar que nosotros mostramos se podía traducir en que la candidatura tuviese problemas, y no querían problemas en el partido, y por ello retiraban la candidatura”.

    Ese “movimiento” al que hacía referencia Jesús Álvarez era la inclusión en la lista de Mercedes Guerrero, que fue impuesta por el provincial para ir en el número 4 en detrimento de Ana Mari Márquez. “No nos parecía lógico. No tenemos nada en contra de Mercedes, pero nos decían que no conocían a Ana Mari y que había que premiar el que Mercedes haya ido a los mítines de Rivera o de Arrimadas a Madrid o Barcelona” apuntaba el portavoz de Morón, quien añadía que, si bien es cierto que les molestó lo que consideran un “dedazo” del partido, porque “nos duele que algo que tenemos estructurado nos lo toquen”, decidieron “tragarnos el orgullo” y aceptar el cambio.

    “No íbamos a tirar cuatro años de trabajo porque hubiese habido un dedazo en las listas. Teníamos un proyecto y el pueblo de Morón se merecía que Ciudadanos se presentase”, si bien el partido se “reservaba el derecho” de poder decidir la confección final de la candidatura. No obstante, Álvarez apuntaba que esas tensiones a la hora de elaborar las listas son una “excusa barata” para justificar lo que vino después.

    “Atando cabos”

    Jesús Álvarez admitió que desde hace unas semanas veía mucho “ocultismo” en la manera de proceder de su partido. Una serie de acontecimientos desembocaron en las sospechas que más adelante se confirmaban, por lo que fueron “atando cabos”.

    Lo primero fue el cambio de representante de zona, que en anteriores elecciones había sido el propio Álvarez, pero para las últimas generales se designa a Ismael Escalante, moronense vinculado al partido a nivel provincial.

    Según Álvarez, Escalante era el encargado de presentar en el Juzgado las listas electorales y de gestionar cualquier tipo de incidencia antes de que se cerrara el plazo, pero “cuando le pregunté por las listas, para mi sorpresa, me dice que no tiene que dar esa información, que él solamente tiene que darle esa información al partido”. Como en la Junta Electoral de Zona no le pueden dar información a nadie más que al responsable de cada agrupación, Álvarez pide ayuda a miembros de otros partidos. Antonio Ramírez (PP) y Antonio Rodríguez (PSOE) le indican que sí había incidencias en sus listas (relacionada con algún certificado que le faltaba por presentar a Pascal Ambos) y le ayudan a subsanarla.

    Ya el viernes 26 de abril, “dos compañeros se presentan en la casa de Ismael para acompañarlo al Juzgado” y solucionar las incidencias, informaba Álvarez. Según explicó el propio Luis Antonio Luna, uno de los dos compañeros que le acompañaron, “nos tiene dos horas en la puerta de su casa”, finalmente entregan la documentación pero, “cuando nos íbamos dijo Ismael ‘voy a subir que se me ha olvidado una cosa’, y ahí intuimos que es cuando entregó la renuncia de la candidatura”.

    No obstante, “el domingo por la mañana estuvimos desayunando como si nada, pero algo no me cuadraba porque el ocultismo que había en el partido no era normal”, señalaba el portavoz de Ciudadanos Morón. “Por suerte nos avisaron lo que había pasado, sino, yo hubiese estado el domingo haciendo el recuento de votos como si nada, hubiese atendido a los medios para hacer valoraciones, y hasta el martes no nos hubiésemos enterado de la jugada. El partido nos ha utilizado hasta que pasaran las elecciones generales” declaraba Jesús Álvarez.

    “Dejan a un pueblo sin una candidatura”

    A modo de conclusión, Álvarez aseguraba que “lo que más nos enfurece es por qué por la decisión de una persona, o no sabemos realmente por qué motivo, se crea con el derecho de dejar a un pueblo sin una candidatura”. Han sido casi cuatro años de trabajo, de resultados para Ciudadanos en Morón que han ido creciendo en generales y autonómicas, y de un programa electoral que se queda sin poderlo presentar.

    En este sentido, el portavoz apuntaba que “queremos demostrarle al pueblo de Morón que nosotros trabajábamos por y para Morón. Por eso, con nuestro programa elaborado, vamos a lanzarlo para que la gente vea el proyecto que había y para que los partidos políticos que lo estimen oportuno lleven las propuestas que quieran en sus programas”.

    Álvarez afirmaba que “no tenemos ánimo de venganza. Seguimos creyendo y queremos creer que el partido tiene otra filosofía, por eso entramos ahí”, pero en caso de no obtener respuesta y que no actúe el comité de garantías de Ciudadanos, “nos sentiremos defraudados”.

    “Mi punto de vista es que el ultimátum que nos dieron en su día por contestar ante un dedazo en las listas, creo que ellos esperaban que no lo hubiésemos aceptado y presentar ellos una candidatura alternativa. No contaban con que nos tragásemos el orgullo y a partir de ahí es cuando Ismael Escalante es el que se encarga de que no nos presentemos, por orden del partido, no digo que no. Primero con no arreglar las incidencias, las tenemos que arreglar nosotros, después con tenerlo que acompañar a los juzgados, y cuando no se ve en otra, el último recurso es entregar un escrito en el que se retira la candidatura. Lo más sucio y lo más desleal es que te encuentras con la situación de que si no nos enteramos por terceras personas, el domingo hacemos el recuento como si tal cosa” concluía un dolido portavoz de Ciudadanos Morón.

    moroninfo-mar17
    Compartir