“Cataluña, una parte del pasado” por Álvaro Valiente

    Tal y como aventuró hace ya algunas semanas el periodista y analista político Iñaki Gabilondo (poco sospechoso de independentista); ¨Cataluña, ya se ha ido¨. Es importante definir y conceptualizar la situación de Cataluña, para poder entender dicha aserción, que comparten otras muchas personas.

    Para hablar del asunto catalán, es importante tener presente aquella frase; ¨las grandes preguntas (o problemas), no tienen fáciles respuestas (o soluciones) ¨. Para comenzar ha de partirse de la complejidad del conflicto, ya que, no estamos ante el clásico conflicto marxista (enfrentamiento de clases económicas), sino que, sin olvidarnos de la presencia del mismo, la burguesía catalana, o al menos una parte importante de ésta, está inmersa en el bando independentista. Se rompe la dicotomía del conflicto clásico, dando lugar a un conflicto elitista (las élites toman las decisiones), pero con una gran presencia ciudadana (en ambos bandos).

    moroninfo-mar17

    Es de suma importancia esta última apreciación, ya que en ambas partes del conflicto existe una masa social que avala las posiciones que toman las élites; al fin y al cabo, se trata de un enfrentamiento elitista apoyado en el movimiento social. Por un lado, el independentismo, de manera vanguardista, comienza a partir de 2010, a plasmar en la calle un significativo apoyo en días claves, por ejemplo; el día de festividad nacional catalana (11 de Septiembre; la Diada). Por otro lado, el nacionalismo español ha respondido a esta actitud del catalanismo secesionista, bajo una gran oleada de rígidos eslóganes nacionales y argumentos, principalmente jurídicos, que se han ido estableciendo poco a poco en la ciudadanía, así como recientemente la oleada de banderas españolas como respuesta al ¨procés¨ simbolizando la indivisibilidad, y por consiguiente el centralismo unitario (también visualizado en días claves como el día de la hispanidad; 12 de Octubre).

    Una vez citado de manera escueta y reducida la estructura social de la situación, cabe citar la afirmación de Simmel (un importante y reconocido sociólogo del ¨Conflicto¨);

    ¨Los elementos que sí pueden disociarse son las causas del conflicto; el odio, la envidia, la necesidad y el deseo. Cuando por estas causas estalla, el conflicto se convierte en una vía hacia cierta unidad: sea lo que sea y aunque suponga la destrucción de una de las partes¨.

    La confrontación ha llegado a un punto de no retorno. En un escenario en el que la política estatal saca rédito nacional de las medidas agresivas en Cataluña (aunque es un beneficio a corto plazo, tienen una sustantiva aceptación social); el pronunciamiento del Jefe del Estado con un discurso árido, agresivo y poco mediador; la manifestación del 8 de Octubre; así como la inexistencia de una clara propuesta para Cataluña; están creando el laboratorio perfecto para el aumento de independentismo.

    Pero lo significativo de todo ello, no es que el soberanismo crezca, sino que el escenario que hemos descrito brevemente, crea las condiciones sociopolíticas para que las personas que son independentistas no vuelvan a sentir nada más que el sentimiento nacional de un Estado Catalán en forma de República.

    Cataluña ya se ha ido. Ello no implica que necesariamente veamos en poco tiempo una Cataluña independiente. Las armas más potentes del Estado comienzan a tomar partido sólidamente; la fuga de empresas, una fuerte campaña mediática y comunicativa acerca de los peligros económicos, el posicionamiento de la Unión Europea…

    Es muy posible que la defensa del Estado español frene la posibilidad de ver establecida una República Catalana en pocos meses, quizás pueda frenarlo durante algunos años. Pero Cataluña ya se ha ido; más de un 45% sólo es español/a por imperativo legal.

    Aún quedan muchas noticias sobre Cataluña, aún quedan armas que mostrar por ambos bandos; pero la unidad surgida en cada trinchera hace que hoy España sea más España que nunca (desde la Transición hasta la actualidad) y que Cataluña sea más Catalunya que nunca.

    moroninfo-mar17
    Compartir