Almazara inaugura este viernes 5 de abril el nuevo Teatro Julio Vélez

    Almazara es, por derecho propio, ese derecho que le ha concedido la escena y la longevidad, el grupo más representativo del teatro en Morón. No se entiende la historia del teatro contemporáneo local, sin explicar a Almazara. Desde su fundador, el querido y admirado Isidoro Albarreal, hasta el elenco actual, han transcurrido muchos años, tantos que es un milagro que el grupo resista, se reinvente y camine. Un ejemplo para la cultura de cualquier población, que debería ser declarado patrimonio local y, en consecuencia, gozar del apoyo de las instituciones públicas en su justa y merecida medida. Esta es la razón por la que Almazara, un acontecimiento extraordinario, será la primera en levantar el telón y pisar las tablas del nuevo teatro en Morón: el Teatro Julio Vélez, otro acontecimiento extraordinario. Será el próximo viernes 5 de abril, con la representación de “La Milonga del Destierro y los días azules”, de Antonio M. Morales, con la dirección de Alonso Amaya.

    Antes de que el Centro Social fuese ocupado por los vecinos, ese predio tuvo una funcionalidad diversa y errática. Albergaría diferentes empeños y uno de ellos fue, precisamente, darle cobijo a los sueños teatrales de Almazara. La década de los ochenta llegaba a su fin, el Muro de Berlín se tambaleaba, la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona se perfilaban en el horizonte… y Almazara arracimaba sus ideas y sus integrantes en torno a un salón y un precario escenario, radicado en la Alameda. Aquel local de ensayo de Almazara, poco después y por medio de una ocupación, se convertiría en el Módulo Azul. Aquel mismo local de ensayo que, bien entrado ya el nuevo milenio y por medio de la peripecia poética, acabará convertido en el Teatro Julio Vélez que estrenará, no por casualidad, Almazara.

    moroninfo-mar17

    El próximo 5 de abril, viernes, la historia del teatro moronero inaugurará una nueva página que llevará la firma, como no podía ser de otra forma, de Almazara. A las 20.30 horas se hará el oscuro. Las gargantas más demoradas arrastrarán las últimas toses. Y un silencio resbaloso palpitará en la sien de los actores y las actrices… Cuando las primeras luces de la función nos rescaten, ya no habrá marcha atrás: el teatro, ese moribundo eterno, ofrecerá dos corazones a la noche: uno, el de Julio Vélez; y el otro, el corazón de Almazara.

    Fuente y Foto: Colectivo Módulo Azul

    moroninfo-mar17
    Compartir