Musicoterapia como agente socializador en el Taller Albatros de la mano de Francisco Espejo

30-chariEl experto en Musicoterapia para Alumnos con Necesidades Educativas Especiales, Francisco Espejo Vázquez, ha desarrollado en los pasados meses una exitosa actividad de voluntariado en el Taller Municipal Albatros de la localidad.

La música aporta innumerables beneficios en las personas. Ayuda a mantener la cordura, a aliviar el dolor, a mostrar nuestros sentimientos, en definitiva, a vivir. De esta forma, el musicoterapeuta Francisco Espejo, a través de la música y sus elementos –sonido, ritmo, melodía y armonía– inició en 2015 un proyecto para mejorar la calidad de vida y la integración social de las personas discapacitadas que asisten al Taller.

musicoterapia5

La música posee cualidades terapéuticas. A nivel fisiológico, acelera o retarda las funciones orgánicas; actúa sobre el sistema nervioso central y periférico y desarrolla el oído. En cuanto al nivel intelectual, esta permite desarrollar la capacidad de atención, la memoria, la inteligencia, el aprendizaje, la imaginación y la creatividad. Fomenta el autodominio corporal, el sentido del orden, el análisis, la capacidad artística y el gusto y goce estético. Además favorece la meditación y la reflexión.

Las sesiones impartidas dos veces por semana de forma grupal, han resultado ser una de las actividades favoritas de los asistentes. En ellas ejercitan la movilidad articular, cantan, tocan instrumentos, realizan audiciones y despiertan la imaginación a través de los viajes musicales. La realización de una sesión colectiva implica la adaptación continua, ‘he aplicado el uso músico-terapéutico a las diferentes patologías con las que me podía encontrar durante el desarrollo de cada sesión’, explicó Espejo en una entrevista a Morón Información.

Los distintos juegos musicales con los que disfrutan en el centro, ayudan al musicoterapeuta a analizar cada caso y así aplicar distintas técnicas con el fin de una mejora del bienestar físico y psíquico.

musicoterapia6

El Taller Ocupacional Albatros se ubica en el Paseo de la Alameda y presta sus servicios desde hace más de 20 años a personas con discapacidad psíquica en edad adulta. La integración de la Musicoterapia en  su programa se podría calificar como un éxito, puesto que monitores y participantes se mostraron agradecidos por la iniciativa del joven moronense. ‘Es un profesional y una persona excepcional’, afirmó Elena Fernández, coordinadora del centro.

Entrevista a Francisco Espejo, experto en Musicoterapia para Alumnos con Necesidades Educativas Especiales:

Pregunta: ¿En qué momento decide formarse como musicoterapeuta? ¿Qué le impulsa a ello?

Respuesta: Sinceramente, creo no existe un día concreto en el calendario. He crecido en un ambiente familiar muy musical, y la música ha formado parte de mi vida desde que nací, sin ser muy consciente de qué significaba eso exactamente. Con el tiempo he ido observando la necesidad de todo ser humano, de interactuar de un modo u otro con la música, provocando siempre un cambio en el estado emocional de la persona. Es eso exactamente lo que me lleva a adentrarme en el mundo de la musicoterapia, un terreno científico aún por explorar. Uno de los grandes problemas a la hora de conceptuar el termino Musicoterapia, es su confusión con la educación musical. La musicoterapia, se usa como medio para producir cambios. Es un proceso abierto y experimental en el que estoy seguro, con el tiempo, nos llevaremos grandes sorpresas.

musicoterapia3

P: ¿Qué proyecto presentó  al Taller Municipal Albatros de personas con discapacidad?

R: El proyecto, trata específicamente sobre el uso de la música mediante un proceso creado para facilitar, y promover la comunicación, satisfaciendo así, las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitiva de las personas. Mediante la musicoterapia se puede lograr una mejor integración interpersonal, y en consecuencia una mejor calidad de vida. Concretamente en Albatros, pude llevar a cabo este proyecto mediante el programa de voluntariado Municipal.

P: La Musicoterapia ayuda al paciente pero no siempre se obtiene respuesta positiva, ¿Cómo afronta psicológicamente las sesiones?

R: Lo más importante, es obtener respuesta. A partir de ahí, y tras observar las diferentes reacciones, podemos entrar en juzgarlas como positivas o negativas. Si hay reacción, significa que la música ha sido un claro enlace comunicador. En mi opinión y según mis experiencias durante las sesiones realizadas en el taller, mayoritariamente se han obtenido reacciones sorprendentemente positivas.

musicoterapia1

P: ¿Qué casos se quedarán especialmente grabados en su memoria?

R: En mi memoria, hay muchísimos, pero especialmente hay un caso, que jamás podré olvidar. Como cualquier otro día, estaba realizando un ejercicio específico para desarrollar el sistema auditivo de los participantes, en el cual debían repetir mediante la voz, la frecuencia sonora aproximada que previamente habían escuchado. Tras hacer el ejercicio con varias personas, era el turno esta vez, de un chico que jamás había producido ningún sonido vocal de manera consciente durante más de 40 años. Para mi gran sorpresa, y la de todos los compañeros, inmediatamente y sin dudar, reprodujo en su voz con una precisión y una claridad increíble durante varias veces, el sonido que previamente había escuchado. Fue realmente sorprendente.

P: ¿Cree que es una actividad necesaria en esta Asociación y recibe la atención que merece?

R: Indudablemente, la Musicoterapia es una actividad que produce beneficios directos en todas las personas. Por supuesto, creo que es necesario tanto ésta, como otras actividades que favorezcan el desarrollo y la inclusión de todas las personas con alguna discapacidad. Respecto a la atención recibida creo que se puede apostar mucho más por la Musicoterapia. La considero una disciplina fundamental, y científicamente demostrada, para añadirla en el diseño y estructuración de actividades de todos los centros donde se tenga como principal objetivo la integración social. Ya lo hacen en muchos países de todo el mundo y espero que pronto podamos verla instaurada en todos los centros españoles de estas características.

musicoterapia4

P: ¿Qué siente al poder transmitir a otros su pasión y que además se sientan beneficiados de ella?

R: No tengo el don de transformar sentimientos en palabras, pero lo que sí puedo identificar claramente es una gratitud infinita. Quiero dar las gracias a todas las personas que han hecho posible este proyecto. A Elena Fernández que confió en mí desde el primer momento, y a todos los que me habéis hecho disfrutar cada día en el centro, Adela, Noelia, Virginia, Mili, Jesús y Antonio. Por último, dar las gracias a los mejores maestros que nunca he podido tener, y  por el amor incondicional de cada uno de ellos, los verdaderos protagonistas del Taller Albatros.

musicoterapia2