Encuentran el cadáver de un hombre junto a una torre eléctrica en un campo de Arahal

    El cuerpo sin vida de un hombre, un joven de 33 años, vecino de Arahal, ha sido encontrado hoy a los pies de una torre de alta tensión en el término municipal de Arahal, concretamente en un campo situado a unos seis kilómetros en dirección a El Coronil. La Guardia Civil lo identificó y ha iniciado una investigación porque hay evidencias de que no iba solo.

    Los agentes tomaban declaración a primera hora de la tarde a algunos vecinos de la calle Arroyo lugar donde se ha encontrado un Seat Córdoba de color blanco con un trozo de cuerda amarrada muy similar a la encontrada en el transformador, enganchada en la parte trasera del vehículo.

    Según ha podido saber AION Sur, ya anoche vecinos que fueron a aparcar en la calle vieron esta cuerda amarrada en la parte trasera del vehículo, algo que llamó su la atención. Este coche ha aparecido en un lugar próximo a una casa a medio terminar del fallecido.

    Los hechos

    Un agricultor que pasaba por la zona poco antes de las seis y media de la mañana fue el primero en avisar a la Policía Local de Arahal que se personó en el lugar de los hechos.

    Inmediatamente fue avisada la Guardia Civil y los Servicios Sanitarios de Emergencia. El lugar de los hechos está junto a la curva del río Alameda, en un camino que sale a la izquierda. Hay que recorrer al menos dos kilómetros hacia dentro del campo.

    El cuerpo sin vida estaba a un metro y medio aproximadamente de la base de la torre, tirado boca abajo, con un fuerte golpe en la cabeza. En dicha torre se había quedado casi colgando un transformador, del que pendía una gruesa cuerda atada, presumiblemente, con el fin de derribarlo hasta el suelo y poder sacarle el cobre que contiene dentro y venderlo. El transformador pesa unos 1.000 kilos, según operarios de Endesa.

    La Guardia Civil investiga los hechos y está a la espera de los resultados de la autopsia para concretar si el cuerpo ha recibido descarga eléctrica o ha fallecido por el golpe de la caída o ambas causas.

    Según agricultores consultados por este medio, este tipo de robo es habitual en la zona, en esta misma torre donde han ocurrido los hechos al menos se han llevado tres. Cada vez que ocurre dejan días enteros la zona sin suministro eléctrico, hasta que los operarios no arreglan los daños. El agricultor dice que ‘se llevan el transformador para quitarle el cobre y venderlo’. Además asegura que en los últimos meses le han robado tres bombas de sacar agua del pozo, cada una valorada en 400 euros. 

    Fuente/foto: AION Sur

    Compartir