COAG respalda la IGP manzanilla y gordal en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía

COAG Andalucía se ha personado como parte afectada por el recurso contencioso administrativo interpuesto por ASEMESA contra la Orden de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía del 11 de mayo de 2016, BOJA nº 92 del 17/05/2016, por la que se emite decisión favorable a las IGP manzanilla e IGP gordal.Según un comunicado de prensa, COAG es la única organización agraria que se ha personado, junto con la Asociación para la Promoción de las Aceitunas Sevillanas Manzanilla y Gordal (APAS). El TSJA ya ha admitido esta personación y ambas organizaciones serán a partir de ahora codemandadas, junto con la Junta de Andalucía, que publicó la Orden.

COAG Andalucía considera que la IGP “es un respaldo imprescindible a la apuesta por la calidad de la aceituna de mesa, la única opción que garantiza el futuro del sector”. Así se puso de manifiesto en las Jornadas Internacionales sobre Aceituna de Mesa, celebradas recientemente en la localidad malagueña de Álora: en los mercados más importantes, como el de Estados Unidos, las aceitunas españolas “se están viendo superadas en precio por sus principales competidoras, las aceitunas griegas, que están apostando de manera clara por la calidad. Olvidarse de ella lleva a los productores a la ruina, de ahí que se trate de un camino imprescindible”.

La IGP representa para COAG “una garantía tanto para el productor como para el consumidor, ya que obliga a diferenciar el origen y la calidad de la aceituna”. A ASEMESA (organismo presidido por el responsable de la empresa moronense Ángel Camacho Alimentación, Carlos Camacho, y cuyo vicepresidente es Francisco Javier Escalante, responsable de la también moronense Aceitunas Guadalquivir) y las multinacionales que aglutina “no le interesa esto y prefiere un mercado en el que todos los productos estén mezclados e indiferenciados. En ese contexto, ya sabemos lo que ocurre: hay industrias que importan aceitunas de países terceros similares a las nuestras, como ocurrió en la campaña anterior con la aceituna parecida a la gordal, procedente de Egipto. Este año, los agricultores hemos sufrido las consecuencias, con precios irrisorios, de un 40% menos que en la campaña anterior” se apunta en el comunicado.

En palabas de Antonio Rodríguez, responsable de aceituna de mesa de COAG Andalucía, “a la gran industria exportadora de aceitunas no le interesa la IGP, sino que quiere seguir como hasta ahora, ganando grandes beneficios a costa de agricultores, pequeños industriales y cooperativas, y ofreciendo al mercado cantidad en contraposición de lo que defendemos: la calidad”.

Por el contrario, “COAG Andalucía está firmemente comprometida en este proyecto. Creemos que es una solución para los problemas de este sector, sin olvidarnos del contrato tipo y de las medidas de regulación que hemos presentado en la Interprofesional Interaceituna”, concluye Rodríguez.

Fuente: COAG-Andalucía / Foto: www.aceitunasevillana.es