Aceitunas Fragata Morón vuelve de Valladolid con la eliminatoria igualada

    Como más duele. Así concluyó el segundo partido de las semifinales entre Comercial ULSA Valladolid y Aceitunas Fragata Morón. A pesar de un arranque fulgurante de los moronenses, los locales no se rindieron. De la mano de unos impresionantes De la Fuente y Wade Chatman consiguieron remontar la adversidad y se llevaron la victoria para forzar un cuarto partido en Morón.

    Comercial ULSA Valladolid salió con ganas de mandar en el marcador y empezó con muy buenas canastas y una defensa firme para impedir que Aceitunas Fragata Morón hiciese su juego. La presión funcionaba y a los de Rafa Rufián les costaba encontrar el ritmo del partido, con varios tiros desde el perímetro para tratar de recortar la distancia. Lo consiguió Leo Cizmic, pero un rápido contragolpe culminaba en mate de Graham Bell y aumentaba ligeramente la brecha. Faltaba una chispa que encendiese a los sevillanos y el encargado de encenderla fue Alo Marín. Sus canastas y la entrada de Javi Marín, Tyler Gaffaney, Jiménez y Alejandro Rodríguez daban un nuevo brío a Morón, que le dio la vuelta rápidamente al marcador gracias a la clarividencia de Tyler y una presión muy intensa sobre todos los jugadores de Valladolid, complicando la salida de balón y apagando las luces en ataque. Una canasta de Alejandro Rodríguez dejaba el marcador en 14-23.

    El segundo periodo continuó con la dinámica del final del primero, con Morón encontrando buenas oportunidades para canasta y defendiendo muy bien. Solo la imponente calidad de Sergio de la Fuente servía para romper el muro defensivo. Eso posibilitaba jugadas de contrataque con las que Morón se iba alejando en el marcador. También se beneficiaba Morón de la falta de acierto de los jugadores vallisoletanos en el tiro libre (muchas facilidades para que los jugadores llegasen a la línea de personal. Llama la atención los 27 tiros de los locales por 13 de Morón). Quedando cinco minutos para el descanso, un nuevo triple de Tyler Gaffaney ponía el +12 en el marcador. Aceitunas Fragata Morón se gustaba con su juego y Comercial ULSA Valladolid necesitaba una reacción inmediata si no quería irse del partido. Pero Tyler estaba on fire. Rebotes, triples, penetraciones a canasta, asistencias… 14 puntos, 2 rebotes y 14 de valoración al descanso del norteamericano. Valladolid no quería descolgarse del partido, y de la mano de Wade Chatman con rápidas canastas al contragolpe iba recortando la gran ventaja de Morón (29-41 a falta de 2 minutos para el descanso, rompiendo un parcial de 0-10 para Morón). Ola Keshinro (espectacular al descanso, 12 puntos, inmaculado en el tiro libre, 4 rebotes, un matazo y 16 de valoración) y Leo Cizmic con un triple sofocaban el fuego que De la Fuente trataba de reavivar. Pero, al descanso, Aceitunas Fragata Morón mandaba con 34-46 y mejores sensaciones que Comercial ULSA Valladolid.

    El paso por vestuarios sentó bien a Comercial ULSA Valladolid, que salió con un 6-0 de parcial para igualar el marcador. Nuevamente era De la Fuente el hombre más buscado por sus compañeros, seguido de Wade Chatman para dirigir el juego local. El público se creció con esta remontada de sus jugadores y llegaban los minutos más complicados para Aceitunas Fragata Morón. Durante los primeros cinco minutos de este cuarto, solo Javi Marín desde la línea de personal había conseguido sumar para Morón, que llegaba con +5 al ecuador del tercer cuarto (43-48). Minutos de confusión y greña siguieron y ahí empezó a levantarse de nuevo Morón gracias a un 2+1 de Tyler Gaffaney. Pero una antideportiva de Javi Marín a Wade Chatman, que ya había metido un triple para contestar a lo de Tyler, volvió a meter a Valladolid en el partido. Morón necesitaba un factor diferencial y ese era Gaffaney. Sus canastas frustraron el brutal tercer cuarto (20-12) de Valladolid, que dejaba el marcador en un 54-58 para los últimos diez minutos.

    No empezaba bien el último cuarto, con Astilleros forzando el 2+1 para ponerse a un punto de Aceitunas Fragata Morón. Las gradas encendidas, Comercial ULSA Valladolid crecido… Poco importaba que Leo Cizmic hubiese metido un triple importantísimo, porque ellos seguían a lo suyo. Wade Chatman estaba tocado por una varita y Morón no encontraba su sitio. Mansour Kasse cometía una falta técnica que Astilleros desaprovechó, pero aun así, esa jugada servía para resumir la segunda parte. Un triple de Miguel González consumaba la remontada y Valladolid se ponía 2 arriba a falta de 5 minutos para el final, con 65-63. Entre De la Fuente (imperial) y Wade se estaban comiendo a Morón. Se necesitaba un revulsivo y este apareció de la mano de Alo Marín, que volvía a empatar el partido con dos canastas importantísimas a falta de 3 minutos. Pero era un espejismo. Los dos de siempre volvían a poner a Valladolid a 4 puntos, quedando solo 1 minuto y medio de partido. Pero por cada acción, hay una reacción: triplazo de Tyler y 2+1 de Ola, que falló el tiro libre, dio la vuelta al marcador a falta de 20 segundos. Pero Wade Chatman quería empatar la serie. Triplazo desde su casa en el último segundo para poner el 76-73 y culminar una remontada espectacular.

    Fuente/foto: Juan Luis Mármol/archivo

    Compartir